Fiona nos deja, otra vez, sin las vestiduras

Fiona nos deja, otra vez, sin las vestiduras

Marien Aristy Capitán

A su paso Fiona se llevó planchas de zinc, casitas de madera, enseres ahogados bajo las aguas de los ríos desbordados, construcciones, bienes, negocios… y la valiosa vida de dos personas.

Descarada, Fiona se llevó también nuestras vestiduras: dejó al descubierto la pobreza, la inequidad y la desigualdad.

Le puede interesar: Esto está, definitivamente, muy jodón

Hoy, desnudos, nos quedamos sin decoro. Expuestos, aunque pronto olvidemos a quienes tendrán que rehacer sus vidas con la dignidad maltrecha, echamos mano de la caridad que ofreceremos mientras acallamos la conciencia porque al final, como siempre, les dejaremos en abandono y soledad. ¿Oportunidades? ¡Jamás!

La historia es la de Eloísa (1975), Claudette, David y Federico (1979), Allen (1980), Gert (1981), Derby (1982), Lili (1984), Isabel (1985), Emily (1987), Gilbert (1988), Cindy (1993), Gordon (1994), Hortensia (1996), Georges (1998), Debby (2000), Iris (2001), Mindy, Fabián y Odette (2003), Iván y Jeanne (2004), Alpha (2005), Chris y Ernesto (2006), Dean, Félix, Noel y Olga (2007), Fay, Gustav, Hanna e Ike (2008), Henri y Ana (2009), Bonnie, Tomás y Grace (2010), Emily e Irene (2011), Isaac y Sandy (2012), Chantal y Gabrielle (2013), Erika (2015), Mattew (2016), Irma y María (2017), Dorian (2019), Isaías y Laura en (2020), Elsa y Fred (2021)… citando desde mi 1973.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas