Fischer lamenta “dos minutos malditos” antes descanso y ve a Sevilla en final

Fischer

Sevilla, – El entrenador del Basilea, Urs Fischer, dijo que están “decepcionados”, tras perder 3-0 en Sevilla y quedar eliminado de los octavos de final de la Liga Europa, lamentó los “dos minutos malditos” en los que encajaron dos goles antes del descanso y ve posible que el actual campeón vuelva a jugar la final. “Mi enhorabuena al Sevilla por pasar esta ronda.

Creo que sí será posible que llegue a la final” del 18 de mayo, afirmó el técnico del Basilea, donde precisamente se jugará el partido final del torneo. Según Fischer, se ha visto “la gran calidad del Sevilla, sobre todo en el primer tiempo”, pero dijo que su equipo “no ha jugado mal” y que el rival “no ha demostrado esa peligrosidad”, aunque “ejerció, por supuesto, una fuerte presión” de la que ellos supieron “defenderse” antes de cometer esos errores al filo del descanso.

Explicó que el 1-0 llegó “a balón parado” y pensaban que podían acabar con ese resultado el primer tiempo, con lo que aún hubieran tenido “muchas oportunidades” y hubieran podido “arriesgar algo”, pero admitió que su equipo acabó “bastante mal los últimos minutos” de ese periodo, cometió “errores estúpidos” y encajó dos tantos más. “Remontar un 3-0 era ya bastante difícil.

La verdad es que el Sevilla ha jugado fuerte. No creo que hayamos jugado sobremotivados, aunque en esa situación igual hemos tomado decisiones equivocadas y, al ser un partido en Europa, hay que aceptarlo”, indicó Fischer. Aunque no vio “grandes oportunidades por parte del Sevilla”, el preparador suizo insistió en que “hay que aceptar” la eliminación porque, al haber fallado en esos “dos minutos malditos”, no se han “comportado de la mejor manera en esas situaciones”, si bien aseguró que sí estuvieron “bien el resto del primer tiempo”.

Reconoció que ahora están “decepcionados”, pues han perdido 3-0 un partido en el que tenían “grandes expectativas”, aunque valoró el buen comportamiento del Basilea en la Liga Europa al señalar que “con un poco más de distancia también se verán los lados positivos”. “Hemos ganado en un grupo nada fácil y hemos sabido superar al Saint Etienne, que no ha sido nada fácil. Esos malditos dos minutos antes del descanso nos han sobrado hoy, pero también podemos estar contentos de alguna manera, no todo ha salido mal”, concluyó.