Fitness de Hoy
Ocho recomendaciones para una piel bella

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/E00B00C4-2328-41BC-9DDD-6481DC879BF2.jpeg

Aunque llevemos una vida sana a través de los ejercicios y buenos hábitos alimenticios, nuestra piel  tiene necesidades específicas que podemos satisfacer con cremas industrializadas, o con una mejor opción, la naturaleza.

Los productos naturales pueden convertirse en nuestros mejores aliados para conservar la belleza y lozanía de nuestra piel.

 Algunas de nuestras picaderas favoritas, como el chocolate, pueden hidratar nuestra piel, suavizarla y luchar contra los signos de envejecimiento. Prueba estas  deliciosas opciones para comer, beber y brillar:

Brilla con el chocolate. La cocoa hidrata tu piel, haciéndola firme. El chocolate negro contiene altos niveles de flavonoides, un potente tipo de antioxidante. Para que puedas aprovechar los efectos mejor, come chocolate que tenga un 70% de cacao. Un par de cuadritos al día son suficientes para mejorar la luminosidad de la piel. Si aplicas tópicamente (sobre la piel) la cafeína y el chocolate pueden reducir temporalmente la hinchazón en la piel producto de la retención de líquido en el cuerpo.

Prevén las arrugas con el yogurt. La proteína que obtienes comiendo alimentos ricos en calcio cada día hace que tu piel se vuelva más firme, lo que la hace  más resistente a las arrugas. El yogurt griego es especialmente beneficioso, pues la proteína que contiene es usualmente el doble de la contenida en el yogurt normal. Come una sola porción al día para hacer tu piel más suave.

Suaviza tu piel con avellanas. Las avellanas contienen Omega 3, ácidos grasos esenciales que pueden mejorar la elasticidad de la piel. Las nueces están cargadas de cobre, un mineral que impulsa la producción de colágeno. Toma como merienda un puñado de avellanas cada día para mejorar la complexión, textura de tu piel.

Brilla con semillas de girasol. Cargadas de vitamina E, las semillas de girasol mantienen tu piel suplementada, protegiendo sus capas superiores del sol. Toma un puñado de estas semillas  diariamente para disfrutar de sus beneficios. Su alto contenido en ácidos grasos esenciales hace de las semillas de girasol un buen remedio para partes deshidratadas como los  labios y talones, aplicándolas tópicamente.

Evita las “patas de gallina” con pimientos. Las mujeres que comen vegetales verdes y amarillos suelen tener menos arrugas, especialmente las llamadas “patas de gallina” alrededor de los ojos. Igualmente los carotenoides,  antioxidantes contenidos en los vegetales de color verde y amarillo, pueden disminuir la sensibilidad de la piel al sol. Trata de consumir al menos dos pimientos por día.

Regulariza el tono de tu piel con la soya. Toma tu café con leche de soya o inclúyela en tu dieta y podrás tener una piel más clara. La soya contiene minerales y proteínas que reducen la hiperpigmentación de la piel. Una taza al día puede darte resultados.

Rejuvenece con avena.  Consumir avena te puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en tu sangre estables, lo que contribuye a retrasar el paso del tiempo en tu piel. Los estudios han demostrado que los niveles elevados de azúcar en la sangre elevan el nivel de andrógenos en el cuerpo y estas hormonas pueden contribuir con la formación de arrugas.

Calma el enrojecimiento con té verde. El té verde contiene muchos antioxidantes, particularmente uno llamado EGCG que ayuda a reducir el envejecimiento de la piel. También te  ayuda a disminuir la inflamación. Toma una taza de té verde al día para comprobar sus propiedades en tu piel. Además, los compuestos antioxidantes del té verde son muy beneficiosos contra cualquier tipo de cáncer.

Manos a la obra

Hoy vamos a realizar un ejercicio compuesto, para lograr activar nuestro sistema cardiovascular a la vez que nos tonificamos, empleando tres movimientos rápidos y sin descanso entre cada uno.

Posición inicial

 Con tus brazos a ambos lados de tu cuerpo, ponte de pie con los pies abiertos al ancho de tus caderas.

La rutina

1

En un solo movimiento, dobla tus rodillas y coloca tus manos en el suelo a cada lado de tus piernas.

2

Estira hacia atrás tus piernas con un salto para lograr la posición de lagartija.

3

Rápidamente regresa a la posición inicial y repite estos tres movimientos 15 veces más.