FMI pone al gobierno en situación incómoda

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/7EC70800-0272-4369-80E7-8DE95EB1A167.jpeg

El Presidente Fernández prometió explicar  mañana, a través de un discurso,  la propuesta de reforma fiscal
POR JUAN MARIA RAMIREZ

El gobierno se encuentra en una posición incómoda a pocas horas de que el presidente Leonel Fernández revele oficialmente el contenido del proyecto de reforma o rectificación fiscal, ya que por un lado el Fondo Monetario Internacional (FMI) presiona porque se graven y aumenten los impuestos a productos de consumo básico, mientras por el otro sectores productivos y sociales advierten sobre las consecuencias de nuevos gravámenes.

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) y otras organizaciones empresariales y comerciales advirtieron que la aplicación de nuevos impuestos sacaría de competencia al sector productivo nacional y lo colocaría en desventajas frente a las demás naciones de la región, sobre todo con la entrada en vigencia próximamente del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

En cambio, el sector productivo sugiere al gobierno tomar medidas que reduzcan el gasto, que consideran excesivo, sobre todo por altos salarios, viáticos, viajes al interior y al exterior, transparentar las compras, eliminar los subsidios al gas licuado de petróleo y a la energía eléctrica, entre otras.

A pocas horas del anuncio del mandatario crece la expectativa debido a que no se sabe cuáles renglones serían gravados, tampoco las tasas de los impuestos que serían aplicados.

Algunos funcionarios del Palacio Nacional han aclarado que el gobierno no está obligado a acatar la receta del FMI.

Aunque el gobierno no ha informado oficialmente cuáles renglones serían penalizados y cuáles segmentos de la población serían los más afectadas, el FMI sí está claro en lo que quiere y ha recomendado a las autoridades aplicar algunos impuestos que afectan directamente a la mayoría de los consumidores, como es el caso del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) de 16 a 18% y que lo cobre a casi todos los alimentos, los combustibles, fertilizantes, las adquisiciones de laboratorios farmacéuticos, libros y revistas.

El FMI sugiere gravar con el 15% los intereses percibidos por las personas físicas, cobrar 2% sobre el valor de las mercancías importadas, aumentar de 10 a 15% la retención sobre alquileres y pagos por prestación de servicios y cualquier otro tipo de renta no contemplado expresamente.

De igual modo, el organismo crediticio exige establecer el Impuesto Selectivo al Consumo de alcohol con tasas ad valoren de 20% y de 40% a los cigarrillos, incrementar de 13 al 16% la tasa ad valoren para los combustibles.

Recomienda crear un Impuesto Selectivo al Consumo a los hoteles, moteles y similares con una tasa de 6%, así como crear otro para las bebidas gaseosas y otras industrializadas.

El FMI realizó sus recomendaciones en una comunicación técnica de su Departamento de Finanzas Públicas titulado “Medidas tributarias para el ajuste fiscal”, preparado el 13 de octubre pasado y entregado al Gobierno.

De la misma manera, el FMI sugiere postergar el inicio de la eliminación a las transacciones financieras para 2010 y gravar el retiro de efectivo por cajero y oficina bancaria.

Propone subir de 1% a 1.5% la tasa del impuesto a los activos de las viviendas suntuarias y aumentar su avalúo.

Con las medidas señaladas, el FMI calcula que el Gobierno podría incrementar las recaudaciones en RD$28,351,000,000 durante el año 2007, de los cuales RD$11,975,000,000 los aportaría el ITBIS; por el cobro de Impuestos Selectivos al Consumo entrarían RD$9,036,000,000, por el Impuesto sobre la Renta RD$5,432,000,000, el Impuesto a las Transacciones Financieras  aportaría RD$1,346,000,000 y por el Impuesto sobre los Activos de las Viviendas Suntuarias RD$561,000,000.

El organismo no se queda ahí y considera necesario eliminar las exenciones que aun persisten en el Código Tributario.

Por ejemplo, cita el caso del ITBIS, del que entiende se deben eliminar todas las exenciones “excepto a los artículos que, junto con los productos agrícolas (no gravados bajo ITBIS) forman la base alimentaria de la población”, entre los que señala la leche, las carnes, harinas y los medicamentos.

Subraya que la eliminación de las exenciones propuestas es apenas una parte ínfima de las que existen en el país, porque a su juicio “hay en República Dominicana inmensa cantidad de leyes y decretos que conceden exenciones y otros beneficios tributarios, desde los más oscuros privilegios personales, concedidos por simples contratos”.

El FMI recomienda que se inicie de inmediato el racionamiento de los incentivos a la inversión y la eliminación de un gran número de “malos incentivos”.

En cuanto al pago de Impuesto sobre la Renta, los técnicos del FMI consideran demasiado elevado (88%) el número de asalariados que está exento del pago de este tributo, pero no son partidarios de una reducción drástica del nivel de exención debido a que “ocasionaría una baja muy fuerte del salario líquido, que podría tener fuertes repercusiones sobre la distribución de la renta en el país y, aun peor, causar turbulencias en el mercado de trabajo”.

Mientras el FMI hace las recomendaciones, los sectores empresarial, industrial, iglesias, sindical y social, advierten al Gobierno sobre las consecuencias de nuevos impuestos.

Los empresarios e industriales se resisten a pagar impuesto sobre las ganancias, y los sectores sindicales, sociales y las iglesias rechazan impuestos como el ITEBIS, al considerar que las capas media y baja cargarían con la carga, de por sí muy pesada, que soportan desde que fueron aprobadas las reformas anteriores.