FMI ve clave en ajuste fiscal ser duro con robo energía

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que visitó recientemente el país consideró  que un elemento clave en el ajuste fiscal que sugiere lleve a cabo  el gobierno en el año 2009  es mejorar la situación financiera del sector eléctrico con  la aplicación activa de la penalización del robo eléctrico y una política de tarifas que refleje con precisión los costos.

En su declaración oficial, que aparece publicada en esta edición, la misióln del FMI asegura que en las primeras conversaciones con el gobierno para la firma de un programa de monitoreo hubo amplio acuerdo en que sería necesario un ajuste fi cal para el año 2009, en particular debido a condiciones más estrictas del crédito global, pero que ese endurecimiento de la política fiscal crearía espacio para cierto alivio de la política monetaria.

Una misión del Fondo Monetario Internacional, liderada por Andy Wolfe,  explicó que se espera que las  conversaciones para la firma del señalado programa tienen  lugar sobre una base semestral después de que expira un programa del Fondo y la exposición de un país al Fondo sobrepase el 100 por ciento de la cuota. El último Acuerdo Stand-By firmado por el país expiró el 30 de enero de 2008.

Agregó que el monitoreo posterior al programa es una forma de vigilancia intensificada que complementa la vigilancia anual en el marco de la consulta del Artículo IV.

La misión informó que las conversaciones con las autoridades se enfocaron en las políticas  macroeconómicas necesarias para mantener la  estabilidad, en vista de una rápida desaceleración de la economía mundial y condiciones financieras internacionales restrictivas. Explica que la prudente política monetaria aplicada en 2008, que contribuyó a contraer la demanda interna y sirvió de ancla para la estabilidad macroeconómica, ya está empezando a dar sus frutos, ayudando a disminuir la presión en el mercado cambiario y se espera que genere una reducción de la inflación en 2009 al 7 por ciento. Sin embargo, señala que debe existir cierto margen para el alivio de la política monetaria en el transcurso de 2009 a medida que el ajuste fiscal se concrete. Afirmó que con este fin, las autoridades presentarían un presupuesto al Congreso Nacional fundamentado en una proyección realista de los ingresos y un nivel de financiación creíble e identificado.

Plantea el Fondo Monetario que los indicadores oficiales sugieren un sistema bancario bien capitalizado, líquido y rentable, que debe estar bien protegido para soportar  el entorno externo adverso.