FMI y presupuesto 2005 podrían
“ecualizar” Las difíciles negociaciones
del país ante el Club de París

POR CLAUDIO CABRERA
Aunque es probable que la República Dominicana no haya logrado sacar gran provecho de las negociaciones finales con el Club de París, otra cosa podría resultar de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Por eso y para poner en punto de sal a la economía para el año venidero, el único punto de agenda común que deberán observar y discutir en los próximos días los técnicos y funcionarios dominicanos con los representantes del organismo, se refiere al tema de la Ley de Presupuesto para el próximo año 2005.

Dado el hecho de que las autoridades se encuentran en situación avanzada en las negociaciones con el Fondo, el gobernador del Banco Central, licenciado Héctor Valdez Albizu, afirma que el país está ya en los umbrales de arribar a un nuevo Acuerdo “Stand By” con ese organismo multilateral, que podría ser concluido entre este mes y noviembre venidero.

Afirma el gobernador Valdez Albizu que de tal escenario saldría un panorama más a favor de la economía dominicana, porque implicaría una reducción sustancial del déficit cuasi fiscal.

A su vez, en forma preliminar, el director de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapres), licenciado Rubén Peña, anunció sobre ciertos alcances de dicho proyecto.

Al sostener que los compromisos del próximo Presupuesto rondarán en unos RD$60,000 millones para pagar la deuda externa e interna, se sitúa el total preliminar en una cifra oscilante en los RD$135,000 millones para el venidero año 2005.

Por eso, el FMI ha enfatizado a las autoridades nacionales, en la necesidad de que se aboquen a formular un presupuesto equilibrado para poder conjurar el déficit fiscal que comenzó a arrastrar el país a raíz del estallido de la crisis bancaria, a principios del año 2003.

Este punto constituirá el aspecto nodal en las discusiones que continuarán esta semana entre autoridades del Secretariado Técnico de la Presidencia, del Banco Central, de la Secretaría de Finanzas y de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

El propio Presidente de la República, Leonel Fernández, ha señalado la necesidad de que el gobierno se maneje dentro de un esquema presupuestario que respete el equilibrio fiscal, en tanto que el gobernador del Banco Central, licenciado Valdez Albizu, ha señalado el daño que al país ha causado la persistente y nociva brecha cuasi fiscal en la institución monetaria, que ha debido ser cerrada con severas restricciones monetarias a fin de disminuir sus implicaciones inflacionarias.

Al final del pasado año 2003, fue elaborado un proyecto de presupuesto para ser enviado al Senado de la República, por RD$125,000 millones, ligeramente inferior al que se elabora para el venidero 2005, entre unos RD$10,000 a RD$15,000 millones.

“Se trata de comenzar a buscar la solución al problema del déficit cuasi fiscal, que ha originado, a su vez, una amplia brecha fiscal insostenible, por lo cual el Fondo Monetario plantea que las discusiones al finalizar esta ronda de negociaciones, se circunscriban a la solución de este y otros problemas que giran en torno a este tema”, refirió un economista y consultor con conocimiento del asunto.

CERO EROSIÓN MONETARIA

A la altura de las actuales circunstancias, con una buena negociación, el FMI podría convertirse en el factor “ecualizador” del desbalance resultante de las decisiones del Club de París que desde antes de agosto de este año, adoptó la línea de aplicar políticas de “rienda corta” para las renegociaciones de los atrasos en los pagos de la deuda bilateral. Esta es una postura similar a la que ya han saboreado otros países inhabilitados para pagar su deuda en el corto plazo.

Mientras hacia los primeros días de agosto y durante el pasado septiembre, la prioridad era resolver el problema de la deuda, debido a las diligencias efectuadas por las autoridades monetarias, la nueva prioridad que aparece en el horizonte inmediato para las autoridades será la de responder a nuevos “desafíos” que plantea el programa de ingresos y gastos para la confección de la nueva Ley de Presupuesto al 2005, cuya formulación empezó a ser realidad.

Resuelto el problema de las negociaciones con el Club de París, el gobierno pasa a una fase más importante, para lo cual cuenta con la experiencia acumulada de funcionarios del Banco Central, así como de ex funcionarios que manejaron problemas de deuda externa en ocasiones anteriores.

Desde el pasado lunes, varios técnicos y funcionarios de la Secretaría de Finanzas y del Secretariado Técnico de la Presidencia (STP), han estado intercambiando escenarios sobre los posibles montos en las recaudaciones previstas, sobre todo, a partir de la entrada en vigor del nuevo Código Tributario.

Atendiendo al primer borrador disponible, el licenciado Rubén Peña, director de Presupuesto, expuso que en dicha nueva Ley de Gastos se dará un gran énfasis a las partidas del gasto social, para lo cual se han programado importantes fondos para destinarlos principalmente a salud y educación.

Para cubrir pagos correspondientes a obligaciones internas y externas de la deuda oficial, se han especializado preliminarmente unos RD$60,000 millones, de acuerdo con lo afirmado por el funcionario.

Conforme a informaciones provenientes del sector monetario, presupuestario y de los técnicos del Secretariado de la Presidencia y de Finanzas que fueron consultados, el proyecto de presupuesto del 2005 se está elaborando tomando en cuenta un escenario realista y observando que tanto por el lado de los ingresos como de los gastos, no haya tendencias expansivas en la base monetaria del próximo año para evitar repercusiones inflacionarias.

“Este ha sido un gran énfasis -indicaron fuentes económicas- en el que han insistido los técnicos del Banco Central, al considerar que en el 2005 debe preservarse la estabilidad macroeconómica y evitar la erosión del salario real de los trabajadores y empleados”.