Foro de partidos aboga por renovación del sistema político

P1

La supresión del voto preferencial, la creación de un ministerio para asuntos electorales, la regulación económica y propagandística a los movimientos y organizaciones de apoyo a partidos y candidatos; determinar espacios públicos municipales que puedan utilizarse para la publicidad en campaña para su distribución equitativa, son solo algunas de las propuestas que hace el Foro Permantente de Partidos Políticos de República Dominicana (Fopppredom) para que se incluyan en las iniciativas legislativas para una ley de partidos.
El foro celebró ayer su primera Mesa de Diálogo por la Transformación del Régimen Electoral, en la que participaron representantes de los 26 partidos reconocidos por la Junta Central Electoral.
Pelegrín Castillo, vicepresidente de la organización, habló de la necesidad de renovar el sistema político, si quiere preservarse.
“Para que un sistema político se preserve es absolutamente necesario que pueda renovarse, que las mayorías de hoy sepan que pueden ser minorías y que las minorías tengan oportunidades razonables de convertirse en mayoría”, indicó Castillo.
Advirtió que cuando no se produce esa renovación el sistema entra en crisis lo que perjudica no solo a los partidos, también al Estado lo lleva a situaciones lamentables.
Sostuvo que el foro está consciente de la responsabilidad de lograr una reforma necesaria, no la aceptable o de pacto. También que un esfuerzo de reforma en esta materia no se puede hacer exclusivamente en el ámbito legislativo o político sino que hay que convocar a todos los actores sociales.
Expuso que esa reforma no se debe debe asumir con una visión corporativa, en función de los intereses de los partidos, “sino en función de los interés del Estado y de la sociedad dominicana que está reclamando un cambio de muchas maneras y en todos los órdenes”, precisó Castillo.
Expuso las sugerencias de Fopppredom en pro de una ley de partidos y reforma de la ley orgánica electoral, que persigue un sistema político pluralista, democrático y estable.