Fox deja pobreza estancada en México

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/CFAC7794-0E9A-487B-B05E-B424432A6FB4.jpeg

MEXICO (AP) _ La economía mexicana con el presidente Vicente Fox se comportó de manera estable, pero José Cruz no ha visto ningún beneficio por una sencilla razón: él engrosa los índices de pobreza que heredará el mandatario electo Felipe Calderón a partir del 1 de diciembre.

Cruz, que cuando puede dice que trabaja de albañil, ha pasado los últimos cuatro años viviendo debajo de un puente cerca del centro de la ciudad, en un cuarto de unos dos metros cuadrados construido con desechos de paneles que se utilizan en la edificación de viviendas y recubierto de madera.

Aseguró no haber conseguido ningún trabajo desde hace dos meses y sólo tiene como propiedad unas cuantas prendas para vestirse y un colchón usado donde duerme. Junto a su “vivienda’’, hay otros cuatro cuartos similares al suyo con igual número de habitantes.

“Todo lo que prometió (Fox) no cumplió… que iba a ayudar a los pobres’’, se lamentó Cruz, originario del estado central de Puebla y quien afirmó tener 30 años aunque parece mayor.

Fox, del Partido Acción Nacional (PAN) y el primer presidente emanado de la oposición que llegó al poder en 2000 con grandes promesas de ayudar a la gente, ha repetido en los últimos meses que uno de sus grandes logros ha sido la estabilidad económica del país y la reducción de la pobreza.

La estabilidad nadie se la discute, pero no así la pobreza, sobre todo la extrema, que el gobierno asegura haberla reducido en un 20% en un país con casi 104 millones de habitantes.

Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), un organismo público descentralizado integrado entre otros por académicos, señalaron que la pobreza pasó de 53,6% de la población en 2000 a 47% en 2005, una baja de poco más de seis puntos porcentuales.

Mientras la extrema pobreza pasó de 24,1% en 2000 a 18,2% en 2005, una reducción de apenas 5,9 puntos porcentuales.

Pero la realidad es que la tendencia a la baja se dio hasta 2004, pues para el 2005 prácticamente se estancó y en materia de pobreza extrema se elevó.

Y las cifras lo ratifican: En 2004 la pobreza había bajado a 47,2%, y para el 2005 quedó en 47%; mientras que la extrema que bajó a 17,4% en 2004 subió a 18,2% en el año siguiente.

“Es una reducción modesta… que apenas está tocando el problema’’, comentó a la AP Rodolfo de la Torre, investigador de la Universidad Iberoamericana y miembro del comité técnico para la medición de la pobreza que se creó en el gobierno de Fox.

Como otros expertos, De la Torre considera que si el país hubiese crecido a un ritmo adecuado, el impacto en la pobreza habría sido mayor.

“Con un crecimiento en todos los años de 4%, estaríamos hablando de que posiblemente la administración habría avanzado tal vez otros 10 puntos porcentuales: en lugar de tener seis puntos porcentuales de avance, tendríamos 15 ó 16 puntos’’, dijo De la Torre, quien refirió que un aumento del 1% del producto interno bruto (PIB) per cápita representa una reducción en la pobreza de un punto.

El crecimiento, de hecho, ha sido uno de los saldos pendientes de Fox, quien como candidato presidencial prometió un incremento anual del PIB de 7%.

Al cierre del 2000, cuando Fox acababa de llegar al poder, la economía creció 6,6%. Para el 2001, sin embargo, el PIB se quedó congelado en 0%. Después en el 2002 aumentó 0,9%; en 2003 un 1,3%; en 2004 un 4,4%; en 2005 un 3%, y se espera que para el cierre del 2006 se ubique cerca del 4,9%.

“El mejor antídoto para la reducción de la pobreza es una tasa de crecimiento elevada… es mucho más fácil combatir la pobreza cuando la economía está creciendo y generando empleo y por lo tanto ingresos’’, dijo a la AP Jorge Máttar, oficial a cargo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en México.

Afuera de su improvisado cuarto, Cruz dijo que en los últimos dos meses ha salido a la calle a lavar carros para conseguir dinero y comprar comida. Si le va bien, añadió, gana 100 pesos (unos 10 dólares).

Al ser consultado sobre qué le diría al presidente si lo tuviera enfrente, Cruz, que viste una playera que ha comenzado a perder lo negro de su color, un pantalón de mezclilla y botas negras rotas, dijo:

“Le diría sus verdades: lo que no ha hecho’’.

Para el investigador de la Iberoamericana, los más optimistas pueden calificar la reducción de la pobreza de “modesta’’, mientras que los más críticos de “mediocre’’ durante el mandato de Fox.