Franceses confusos con candidatos

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/BF261284-C246-4168-86D6-C5D14B7498B6.jpeg

LAVAL, Francia (AP).– Los franceses aún no se deciden a qué candidato votarán y muchos parecen estar descontentos tanto con la izquierda como con la derecha, y están buscando otra alternativa.

La indecisión significa que el aspirante conservador a la presidencia Nicolas Sarkozy, que lidera las encuestas, aún no tiene asegurada la victoria que espera para suceder a Jacques Chirac.

 Electores como Daniel Megnan aún no se deciden por quién sufragar. Al granjero jubilado del oeste de Francia le gusta la posición dura de Sarkozy frente a la criminalidad, pero no está de acuerdo con su actitud elitista. Apoya la oposición a la inmigración del candidato ultranacionalista Jean-Marie Le Pen, pero cree que el político de 78 años tiene demasiados años para gobernar y es muy extremista.

La candidata socialista Segolene Royal no lo satisface del todo, pero el aspirante a la presidencia que menos lo convence es Francois Bayrou, que ha mejorado en las encuestas al presentarse con una posición centrista.

Los votantes franceses buscan soluciones para la economía y para el decaído papel internacional de Francia.

La campaña está en un estado de “constante cambio de canal, con una idea que se opone a otra’’ y sin un debate suficiente sobre cada una, expresó Jean-Daniel Levy de la encuestadora CSA.

El resultado “no es para nada’’ previsible, sostuvo.

La decepción con la izquierda y la derecha tradicional se ha incrementado en toda Europa desde la caída del Muro de Berlín, y se ha reflejado en las elecciones de los últimos dos años en Alemania, Italia, Holanda, Austria y la República Checa.

Sarkozy y Royal han tomado prestados símbolos e íconos de sus opositores para ofrecerle a los votantes algo nuevo.

En las encuestas del año pasado, durante meses disputaban cabeza a cabeza el primer lugar, lejos del resto de los aspirantes a la presidencia. A comienzos del 2007, Sarkozy ocupó el primer lugar de las preferencias electorales y lo ha mantenido desde entonces.

Luego Bayrou se consolidó en un tercer lugar. Una reciente encuesta de Ipsos difundida el jueves mostró que Sarkozy obtendría el 29,5% de los votos, Royal el 24% y Bayrou el 19%.

Otro sondeo de CSA le daba a Sarkozy el 27% de las preferencias electorales, y a Royal el 25%.

Eso significa una disputa ajustada, considerando que los márgenes de error de las encuestas son de 3 o 4 puntos porcentuales, y que el 42% de los electores aún está indeciso.

Le Pen está en el cuarto lugar, pero los encuestadores no descartan que pueda incrementar su apoyo.

Los dos candidatos que más votos obtengan en los comicios del 22 de abril acudirán a una segunda vuelta electoral del 6 de mayo. En el caso de que sean Sarkozy y Royal, los sondeos ubican por delante a Sarkozy. Si fueran Sarkozy y Bayrou, la mayoría de las encuestas colocan a Bayrou en el primer lugar.

Aumentan seguridad

PARIS (AFP).- Las autoridades francesas fortalecieron y ajustaron sus medidas de seguridad durante la campaña electoral, conscientes de una amenaza terrorista latente que volvió a avivarse tras los atentados en Argelia y Marruecos de esta semana.

Según el ministro de Interior francés, François Baroin, los atentados en el Magreb confirman “que Francia está bajo amenaza directa de actos terroristas”.

   “Hay que mantener una vigilancia extrema (…) Hay que estar alertas siempre, en todo lugar y bajo cualquier circunstancia en todo el territorio”, pidió.

   Por ahora, este país no intensificó su nivel de alerta tras los ataques del miércoles en Argelia, reivindicados por Al Qaida del Magreb, el ex Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que también amenazó con atacar Francia y España.

   Sin embargo, las autoridades de este país recomendaron el jueves “una vigilancia extrema” cuando faltan menos de 10 días para la primera vuelta de las presidenciales.

    Entre otros, habrá un control particular en las sedes de los partidos y durante los mítines políticos.

   Los atentados del miércoles en Argel, que dejaron un saldo de al menos 33 muertos “no agravan la amenaza que ya es muy elevada en Francia”, indicaron a la AFP fuentes de los servicios de inteligencia.

   El martes, en Casablanca (Marruecos), tres kamikazes hicieron estallar las cargas que llevaban consigo y un cuarto murió durante una operación policial.

   “Estamos muy atentos, pero no hay nuevos índices que hagan pensar que Francia está más amenazada hoy que hace algunas semanas”, agregaron los servicios de inteligencia franceses.

   Según estas fuentes, “el periodo electoral puede ser propicio para ataques terroristas debido al enorme impacto que producirían”.

   Fue el caso de los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004, que dejaron un saldo de 191 muertos y fueron perpetrados tres días antes de las elecciones generales.

   El plan antiterrorista francés Vigipirate está en su nivel “rojo”, es decir al nivel tres de una escala de cuatro, desde los atentados de Londres de julio de 2005 que dejaron un saldo de 56 muertos.

   Este nivel de alerta incluye controles en las estaciones de tren, aeropuertos y puntos turísticos y presencia del ejército en estos lugares considerados sensibles.

   “La amenaza es real pero no es hoy mayor de lo que era ayer”, insistió el candidato conservador, Nicolas Sarkozy, que fue hasta marzo ministro de Interior.

   “Al Qaida es el enemigo de la democracia (…) Lo que pasó en Londres, Madrid o Nueva York podría habernos ocurrido a nosotros”, agregó el candidato.

   En Francia, numerosos candidatos a la elección presidencial se refirieron el jueves a los atentados de Argel. Para la socialista Ségolène Royal, el terrorismo “sigue siendo una grave amenaza que puede golpear a cualquier país”.

   Para el líder de la extrema derecha, Jean Marie Le Pen, Francia, debido a “la inmigración planetaria” que ha recibido, está sentada sobre “un barril de pólvora”.

   Por último, otro candidato de la derecha radical, Philippe de Villiers, exigió “la prohibición de los movimientos salafistas en Francia” y advirtió de que el país estaba en peligro.