Francois Hollande aboga a favor de partición Jerusalén

Presidente Francois Hollande y el Primer Ministro israelí Netanyahu.  AFP

JERUSALEN. AFP. El presidente francés, François Hollande, expresó ayer ante el parlamento israelí la posición francesa para resolver el conflicto israelo-palestino: la partición de Jerusalén, que se convertiría en capital de dos Estados, y el cese de los asentamientos en los Territorios ocupados.

Asimismo, el mandatario aseguró que “Francia no permitirá que Irán se dote del arma atómica” y exigió que se mantenga las sanciones internacionales contra Irán hasta que éste no “renuncie a su programa (nuclear) militar”.

“La posición de Francia es conocida. Es la de una solución negociada para que los Estados de Israel y de Palestina, teniendo ambos como capital Jerusalén, puedan coexistir en paz y en seguridad”, declaró en un discurso ante la Knesset. “La colonización debe cesar, ya que compromete la solución de dos Estados”, estimó.

Asi mismo, el jefe de Estado francés pidió al presidente palestino Mahmud Abas, hacer “esfuerzos” y ser “realista en todos los temas”. “Dos Estados para dos pueblos, ese es el mensaje constante para una resolución final, pero una resolución final significa poner fin a todas las reivindicaciones”, dijo Hollande.

Netanyahu exige que los palestinos reconozcan a “Israel como Estado del pueblo judío”, una reivindicación rechazada por los palestinos. Sobre este tema, el jefe del gobierno israelí invitó a Abas que fuera al Parlamento, y que “reconozca la verdad histórica: los judíos tienen un vínculo de más de 4,000 años con la tierra de Israel”.

Paralelamente, Hollande afirmó que Francia “combate el antisemitismo, bajo todas sus formas”, antes de concluir su discurso con unas palabras en hebreo: “Larga vida y paz al pueblo de Israel”.