Frutos secos, fieles aliados de la cocina en Navidad

Los frutos secos son un recurso habitual en la cocina tradicional y especialmente en las comidas “festivas”. Asimismo, tienen una creciente presencia en los aperitivos.

En las ensaladas también han entrado con fuerza los frutos secos, que además de sabor, aportan un toque y sonido crujiente muy atractivo.

Los frutos secos son empleados en una gran variedad de comidas navideñas, ya sea para acompañar un aperitivo, servir al final de la comida, en numerosos platos salados o hasta en los más finos postres, ya que se integran al menú navideño con excelentes resultados. Además, una dieta rica en estos alimentos previene el estreñimiento y otras enfermedades intestinales, ya que su consumo produce un tránsito rápido de alimentos por el sistema digestivo.

En Navidad los frutos secos adquieren cierto protagonismo. Las almendras, piñones, nueces, entre otras, y las frutas desecadas (especialmente albaricoques, ciruelas y uvas pasas) constituyen una alternativa dulce, deliciosa y  saludable en los menús navideños, sin olvidar que se trata también de alimentos energéticos.

Pasas. Es una uva seca y deshidratada de forma parcial; se come cruda, cocida o como condimento en otros platos gastronómicos.

Nueces. Se pueden usar enteras, en mitades o picadas; combinan a la perfección con quesos y con ellas se puede preparar desde un bocado para entremés hasta un original relleno para pastel.

Ciruelas Pasas. Ideales para platos de pollo y cerdo, cocteles de frutas, mousses, distintos rellenos y deliciosas preparaciones dulces.

Almendras.  Pueden ser dulces o amargas, es  importante  en la repostería, y otros alimentos .

Las recetas

Arroz contento

1 taza de  arroz integral (puesto a remojo desde la noche anterior)

1/2 taza  arroz salvaje (negro)

1/2  taza de uvas  pasas sin  semillas

1/2 taza de  ciruelas pasas

1/2 taza de dátiles, 2 dientes de ajo

1/2 taza de almendras

Mezcla de especias: canela, hinojo, clavo, anís, pimienta y curry (todas ellas en polvo),

Un chorrito del licor de su preferencia

Sal al gusto

Preparación. Se ponen con antelación a remojo en el licor, las uvas pasas, las ciruelas sin semillas, los dátiles, higos, almendras peladas. Se cubre el fondo de una cazuela con aceite virgen extra y se añaden los dientes de ajo y se doran, se añaden después los frutos secos troceados que estaban a remojo, bien escurridos. Se revuelven durante unos tres minutos y se añaden los arroces, se les da vueltas y se añaden las especies, el sal y el agua necesaria para finalizar la cocción de los arroces (el agua en la que el arroz estuvo a remojo). Al servir añada más especias.