“RD merece un estadio moderno”

D2

Para Washington González, deportista, dirigente comunitario y funcionario gubernamental, considera que es tiempo de que en la República Dominicana se construya un moderno estadio de béisbol, con las condiciones para albergar partidos al nivel de las Grandes Ligas.
Sugiere que ese estadio se construya en el municipio Santo Domingo Este, por ser uno de los más poblados de República Dominicana, pese a lo cual no dispone de una instalación moderna para el llamado deporte rey del país.
“Es una lástima que República Dominicana no cuente aún con un estadio que cumpla con los requerimientos de la MLB, producto de lo cual en múltiples ocasiones nos han desestimado para ser sede del Clásico Mundial de Béisbol, a pesar de que somos los campeones y de ser el país, después de Estados Unidos, que más peloteros, en calidad y cantidad, aporta a las Grandes Ligas”, sostiene.
Con relación a los méritos del municipio Santo Domingo Este, González explica que es el más grande del país y probablemente el que en los actuales momentos produce mayor cantidad de peloteros profesionales.
“Creo que ya superamos a San Pedro de Macorís, conforme con las estadistas más actualizadas”, dijo.
Entiende que la construcción de un estadio moderno sería muy factible, sobre todo si es el resultado de una alianza estratégica entre el Gobierno Central, Gobierno local, representado en este caso por el Ayuntamiento del municipio Santo Domingo Este y el sector privado.
“Así fue como se construyó el estadio de Culiacán (México), hogar del equipo los Tomateros, que sirvió de sede a la Serie del Caribe de este año. Allí ya cuentan con un escenario moderno, con capacidad para más de 20 mil fanáticos y todos los requerimientos que exige la MLB”, dijo.
Sostiene que con voluntad y decisión, el anhelado sueño de poder contar con un estadio moderno de béisbol se haría realidad en República Dominicana.
Estadios RD están desfasados. González, actual vice ministra de Trabajo, recuerda que los estadios que acogen los partidos del torneo de béisbol invernal, principal pasatiempo de los dominicanos, están desfasados y en su mayoría ya no resisten más “remiendos”.
Agrega, además, que el último de esos estadios se construyó hace casi 40 años, en referencia al Temistocles Metz, de San Cristóbal, inaugurado por el presidente Joaquín Balaguer en el 1978 y que sirvió de sede a la desaparecida franquicia de los Caimanes del Sur.
Expone que los dos principales estadios del país, el Quisqueya (en Santo Domingo) y Cibao (en Santiago), fueron construidos durante la denominada Era de Trujillo, entre los años 1955 y 58, además de el Tetelo Vargas, de San Pedro de Macorís, en 1959.
Recuerda que el estadio Julián Javier, hogar de los Gigantes del Cibao, en San Francisco, fue levantado en el 1975 para los Juegos Nacionales celebrados en aquella ciudad, mientras que el Francisco Micheli se construyó en el 1979, pero que es de factura privada.
González insistió en que en el país el Estado no construye un estadio de béisbol que responda a los requerimientos de la época desde hace 40 años, por lo que considera que ha llegado el momento de que se produzca una alianza estratégica con el sector privado y hacer realidad lo que ya se ha convertido en una sentida necesidad nacional.