Fuentes que languidecen en las calles de Santo Domingo

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/4B6C9F8E-BA4F-4B5D-B908-1509CCFADF1A.jpeg

En Santo Domingo existen muchos lugares que son admirados por los transeúntes observadores y los turistas; pero, hay otros que son poco apreciados, ante los cuales casi nadie se detiene, porque son considerados de poca importancia.

Un claro ejemplo de lo dicho anteriormente son las fuentes, que en su mayoría han sido olvidadas por los encargados de su mantenimiento, por lo que sólo nos queda el deseo de que vuelvan a recuperar su valor, ya que son parte de nuestro patrimonio urbano.

Entre éstas podemos mencionarla la fuente doble situada en el Parque Independencia, delante del mausoleo donde reposan los Padres de la Patria. Fue construida de concreto, con paredes pintadas de azul y luces internas, las cuales antes iluminaban el agua. Hoy se seca y está olvidada.

Está también la fuente situada al lado izquierdo del Panteón Nacional de nombre María de Toledo. Es una concavidad construida de piedras talladas en forma rectangular con tres surtidores, por donde le brotaba el agua. En medio de la misma se levanta una columna de ladrillo pentagonal que une los dobles arcos situados a los lados, los cuales están cubiertos por una mole cuadrada de concreto armado. También está seca y polvorienta.

Una preciosa fuente inadvertida es la ubicada en la plaza del templo de Las Mercedes, en la cual hay un redondel de paredes con cerámicas y bordes de ladrillos que cierran una concavidad pintada de azul, por donde caía el agua. De su centro se eleva un grueso y alto pilotillo con losetas que soportan un recipiente de metal con bordes sobresalientes de hojas y flores.

De éste también surge una pileta ornamentada de figuras en altorrelieve, la cual sostiene en su cima otra en forma cóncava, igualmente labrada, en cuyo medio está el surtidor por donde antes brotaba el líquido.

Otra fuente olvidada es la que se levanta en la plazoleta del Fuerte San José, la cual es doble y está construida de concreto en forma rectangular, cuyos bordes paralelos tienen curvas y rectas que doblando en el medio se unen a otra espiral, donde sus surtidores de agua están tapados. Está dividida por un muro central elevado que tiene un tarro en forma de copa y otras dos iguales con matas. La pared presenta un ornamento con el escudo del Distrito Nacional.

También está la curiosa fuente ovalada construida de concreto en el centro del Parque Duvergé, situada frente a la muralla de Santa Bárbara. Ésta presenta el recipiente cóncavo abajo y desde su centro se levanta un grueso pilotillo cuadrado con la cima redonda, por donde salían los brotes de agua, hoy cerrados. La abarca un arco irregular inclinado, el cual en el medio de su tope parte tres barrotes de metal que tienen un farol.

Hay dos fuentes en el Parque Colón, a las cuales el surtidor de agua que brotaba verticalmente ya no se le eleva, sólo segrega un chorrito del líquido aprovechado por las palomas del sector que van allí. Estos están en medio de los jardines de la plaza y fueron construidos de concreto en forma redonda.

Igualmente está la fuente instalada en el Parque La Lira, estructura de concreto bordeada por las avenidas Abraham Lincoln, Lope de Vega y Roberto Pastoriza, cuyos cuatro surtidores de agua no funcionan y está seca.

Por igual está la Fuente de Colón, en la Avenida del Puerto, al lado del edificio de la planta de energía eléctrica Seaboard. Estructura antigua de tres arcadas de ladrillos, que arriba tiene un escudo español labrado en roca. En su interior está la alberca por donde brota el agua, hoy olvidada. Está cercada por una verja actualmente rota y sus faroles están sin luz.

Hay otras dos fuentes olvidadas que son las de la Plaza de las Atarazanas. Una de ella fue construida de concreto, en forma circular, y no le funcionan los surtidores. La otra es la de media curva agregada a la pared del paso izquierdo, que tiene el Panteón Nacional, de la cual el surtidor es la figura de una gárgola.