Fujimori testificará vía satelite

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/0543D247-27BC-4767-87C0-A4A82D2DF534.jpeg

LIMA (AP).- Un tribunal peruano que juzga por soborno al ex jefe del servicio de inteligencia, Vladimiro Montesinos, aceptó un pedido para que el ex presidente Alberto Fujimori testifique mediante conexión satelital.

El pedido fue hecho el lunes por la abogada de Montesinos, Estela Valdivia, durante la apertura del proceso en un recinto judicial dentro de una base naval donde se encuentra recluido el ex jefe de inteligencia.

Un Procurador Anticorrupción, Luis Vargas, dijo el martes que Fujimori “sí puede testificar vía satélite. No solo puede. Estaría obligado a declarar. El ha sido ofrecido como testigo por Montesinos”.

Vargas dijo que “es un giro interesante (en el proceso) porque, en buena cuenta, Montesinos dice a través de su defensa ‘yo hice todo esto, y es cierto, yo compré a congresistas, compré a medios de comunicación social, pero lo hice siguiendo un plan trazado con Fujimori. O sea, no soy el único responsable”’.

Un portavoz de Fujimori en Lima, Carlos Raffo, dijo el martes que era improbable que el ex mandatario testificara “ante un sistema (judicial) manipulado políticamente”.

Fujimori está radicado en Japón desde que huyó de Perú en noviembre del 2000 a raíz de escándalos en torno a una red de corrupción establecida por Montesinos.

El ex asesor de Fujimori afronta más de sesenta juicios y en este caso está acusado de haber sobornado con millones de dólares a los anteriores dueños de al menos cuatro canales de televisión para apoyar la ilegal reelección de Fujimori en los comicios del 2000 y desprestigiar a sus adversarios.

Entre los cargos contra Montesinos, figuran corrupción de funcionarios, narcotráfico, tráfico de armas para guerrilleros colombianos y haber ordenado a un escuadrón de la muerte, el asesinato de unas 25 personas en el gobierno de Fujimori.

El ex gobernante encara más de una docena de cargos que van desde corrupción hasta la autorización de asesinatos por un escuadrón de la muerte conocido como Grupo Colina.