Funcionario EU defiende situación en centros de detención fronteriza

AME3048. PALMEROLA (HONDURAS), 02/07/2019.- Fotografía cedida por Casa Presidencial de Honduras que muestra al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (i), mientras recibe al secretario en funciones de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kevin McAleenan (d), este martes, en la Base Aérea local Enrique Soto Cano, de Palmerola, 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Presidencia Honduras SOLO USO EDITORIAL NO VENTAS
AME3048. PALMEROLA (HONDURAS), 02/07/2019.- Fotografía cedida por Casa Presidencial de Honduras que muestra al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (i), mientras recibe al secretario en funciones de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kevin McAleenan (d), este martes, en la Base Aérea local Enrique Soto Cano, de Palmerola, 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Presidencia Honduras SOLO USO EDITORIAL NO VENTAS

El secretario interino de seguridad nacional Kevin McAleenan defendió ayer la situación en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza, frente a denuncias de que imperan allí condiciones insalubres.
Existe “una situación sumamente difícil” en la frontera, dijo McAleenan. Sin embargo aseguró que versiones de que escasean agua, comida y medidas higiene en el centro en Clint, Texas, no están fundamentadas. McAleenan dijo que el departamento está alojando 350 menores, comparado con 2,500 el 1 junio. Aseguró el Congreso ha facilitado fondos para llevar suministros adicionales.
Una agencia supervisora de la gestión pública determinó la semana pasada que imperan condiciones de hacinamiento en los centros de detención en Texas. Aseveró que en 3 instalaciones, los niños no tienen acceso a duchas y que en algunos lugares los menores llevan allí más de dos semanas. Inspectores del gobierno describieron una situación peligrosa tanto para detenidos como para guardias, y un agente la calificó de “bomba de tiempo”.
El reporte contiene hallazgos similares a los que detalló en mayo el inspector general del departamento en los centros de El Paso, Texas: 900 personas en una celda construida para albergar a 125 y detenidos parados sobre inodoros para poder respirar.