Funcionario Obras Públicas niega
vínculos con Quirino

POR FIOR GIL
El arquitecto Carlos Polibio (Kalil) Michel negó ayer que tenga vinculación con el ex capitán del Ejército, Quirino Ernesto Paulino Castillo, quien está siendo juzgado en Estados por tráfico de drogas y lavado de activos, aunque admitió que en el 2002 le vendió dos apartamentos a la esposa del ex militar.

“No tengo vinculación alguna, en términos de sociedad ni de ninguna clase. Le he vendido dos apartamentos a esa gente y tengo la documentación para demostrarlo”, dijo.

Hoy día esa propiedad no pertenece a esa familia fue vendida a otra persona, que tampoco tiene vinculación con ellos, dijo Michel, subsecretario de Obras Públicas, suspendido en sus funciones por el secretario Freddy Pérez el pasado día 12.

Alegó que de “manera malsana” se pusieron a circular rumores de que construyó un edificio con recursos que le facilitó ex capitán Paulino Castillo, “lo que es totalmente incierto”.

“Lo primero es que ese edificio en cuestión, ubicado en el sector de Naco, no tiene ningún tipo de vinculación en sociedad con ningún tipo de narcotraficante ni nada que se le parezca. La sólida formación cristiana y la fortaleza familiar de la que venimos siempre ha sido la transparencia, el quehacer correcto y el apego a la prudencia y la convivencia ciudadana”, dijo.

Estimó que hay intención de desacreditarlo y tratar de vincularlo con Paulino Castillo en la construcción de un edificio de apartamentos en la calle José Alberto Larancuent, el cual levantó con un intercambio por el solar propiedad de Héctor Rafael Jaques, de una familia de Santiago.

Indicó que esa forma de intercambio se utiliza regularmente entre las empresas constructoras y propietarios de terrenos.

Michel dijo que luego de comenzar la construcción en el 2001 también intercambió el hormigón por un apartamento con Richard Martínez, propietario de una concretera, y el mármol de la terminación, aparatos sanitarios y cerámicas con otras empresas y aprovechando la demanda de estos apartamentos entre los peloteros dominicanos en Grandes Liga que vienen anualmente al país.

Dijo que vendió apartamentos también a los beisbolistas David Ortiz y a Odalis Pérez.

Michel mostró los documentos de esas transacciones entre ellas un penthouse que vendió a Berkis Ubrí Medrano, esposa de Paulino Castillo, pero aclaró que “estaba negociando o vendiendo un producto que promuevo”, pero negó que tratara con “un narcotraficante. No sabía que estaba tratando con ese tipo de personas.”

Indicó que Ubrí Medrano se le acercó a través de un corredor de bienes raíces al igual que los otros clientes. Todos dieron un avance y luego completaron su pago cuando se le entregaron los apartamentos en agosto del 2003, explicó. “Y para mí todos eran personas respetables y honorables”.

Michel explicó que en el proceso de investigación para vender los apartamentos se determinó que la familia Paulino Castillo era “gente que tenían negocios de gasolineras, de venta de leche y de arroz y con dinero en los bancos. ¿Quién va a pensar que una persona que hace negocios con corporaciones internacionales va a tener problemas? Nunca me había visto envuelto en una situación como esta. Vendo un producto y a mi me han ido a comprar”.

En otro orden, el arquitecto Michel informó que puso su a disposición del presidente Leonel Fernández su posición como subsecretario de Obras Públicas y que desconoce las causas que motivaron a Freddy Pérez, secretario de Obras Públicas, a suspenderlo, cerrarle el despacho y despedir el personal que laboraba con él.

“Puse a disposición del presidente mi cargo, en aras de que esto se esclarezca”, dijo.