Funcionarios rusos catean dos oficinas de ONG

Moscú. AP. Funcionarios rusos catearon hoy las oficinas de Human Rights Watch y de Transparencia Internacional en moscù, intensificando sus medidas de presión contra organizaciones no gubernamentales.   

Rachel Denber, de Human Rights Watch, manifesto que agentes de la oficina del fiscal general y la Policía fiscal estuvieron realizando una “auditoría no anunciada” y exigiendo documentos.

Elena Panfilova, directora de Transparencia Internacional en Rusia, dijo que la oficina de su organización también fue cateada.    

Funcionarios rusos han revisado cerca de 2, mil grupos no gubernamentales en el último mes, según Pavel Chikov, miembro del consejo presidencial de derechos humanos, cuyo grupo jurídico de derechos humanos también está siendo investigado.   

Las averiguaciones comenzaron después de que el presidente Vladimir Putin dio en febrero un discurso a la FSB, agencia sucesora de la KGB, instándola a enfocarse en grupos que reciben financiamiento extranjero.   

Los cateos ocurrieron luego de que el lunes pasado, fiscales y policías fiscales allanaron las oficinas centrales en Moscú de Amnistía Internacional y otros grupos defensores de los derechos humanos.

Según los activistas, se trata de intentos del presidente Vladimir Putin por sofocar toda disidencia.   

Putin se ha mostrado suspicaz sobre la actividad de las organizaciones no gubernamentales, especialmente las que reciben financiación estadounidense, a las que ha acusado de ser fachadas para la intrusión de Estados Unidos en la política rusa.   

Después de retornar a la presidencia en mayo, el Parlamento convalidó una ley respaldada por el Kremlin que requiere que todas las ONG que reciben financiación extranjera se registren como “agentes extranjeros”, un término que para muchos rusos es peyorativo.   

Las autoridades rusas han inspeccionado hasta unas 2, mil organizaciones no gubernamentales en el último mes, según Pavel Chikov, miembro del consejo presidencial de derechos humanos.