Fundación Manuel del Cabral auspicia exposición

Unión Latina y la Fundación Manuel del Cabral, presentaron el miércoles 2 de abril  la exposición “Alejandro Cabral, 25 años en el arte: pinturas y objetos”.

La muestra estará   abierta en los locales de Unión Latina hasta el próximo 3 de junio. Asistió a su inauguración  un concurrido público de la prensa audio visual y escrita, artistas, críticos de arte y miembros del cuerpo diplomático.

Alejandro del Cabral nació el 27 de noviembre de 1958, en Santo Domingo. Realizó estudios de Pintura, Escultura y Grabados con el profesor Dante Lazzaroni, en la escuela de grabados “Dante Lazzoroni”, en Tegucigalpa  (Honduras).

Ha realizado un sinnúmero de exposiciones individuales y colectivas en varios  países de América Latina y Europa (Argentina, Honduras, Chile, Brasil, República Dominicana, España y Francia, entre otros). En la muestra se exponen obras representativas de las diferentes etapas de Cabral durante sus 25 años en las artes plásticas. Hay objetos inéditos de las artes decorativas entre  los que se destacan los collares confeccionados en materiales tan simples como la cuerda y cuentas de colores trabajados con plata.

Según el destacado pintor y crítico de arte Alberto Bass, en esta muestra “el autor revela su cosmogonía, con trazos caligráficos, diseños arabescos y expresiones atmosféricas fortuitas, con tonalidades grises donde el cromatismo  juega un papel importante. En líneas generales, al entrar en contacto con el universo imaginario de Alejandro Cabral, observamos el nexo (en algunas obras) con el expresionismo abstracto y el arte de desechos, muy utilizados en la manifestaciones plásticas contemporáneas”.

He aquí, pues, una exposición pictórica y de artes de decorativas que expresa en forma, luz y color  la creatividad propia del gestor que persigue interpretar en imágenes y forma su realidad intelectiva.

Bass destaca que Alejandro Cabral nos revela las raíces de su creación cuando nos dice: “en esta exposición encontramos valores no usuales. Descubrimos que no existen límites para realizar una obra de arte. Como circunstancia de esto, desde el punto de vista formal e informal los materiales descartables, aparentemente sin ningún valor, se rescatan y transforman.