FUNDECOM objeta apliquen ITBIS a los alimentos básicos

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/4BBC4AF2-A4A4-4D3C-823B-B72BDF18042F.jpeg

POR ALEIDA PLASENCIA
Productos alimenticios de primera necesidad como el pescado congelado, arenque, bacalao, mariscos, mantequilla, queso, miel natural, uva, manzana y café, no deben ser gravados con el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), según la Fundación por los Derechos del Consumidor (FUNDECOM).

Igualmente, se opone a que se graven el sorgo, centeno, habas, maní, aceites comestibles, margarina, sardina, cacao, chocolate, pastas alimenticias, salsa de tomate, caldos para preparar sopas, vinagre, sal molida, pastas dentales, jabones, fósforos, detergentes, materiales educativos, impresos y libros de texto. En un documento, la FUNDECOM rechaza también que se extienda el ITBIS a insumos para la industria gráfica, tales como tinta y papel, así como otros productos que utiliza la población y que “de ser gravados incrementarían los de por sí alarmantes niveles de pobreza y ahondarían las grandes diferencias sociales que imperan en el país”.

Considera, además, que si se hace frente con seriedad a los “leoninos e ilegales” contratos surgidos del Acuerdo de Madrid, “mediante los cuales se nos vende la energía eléctrica a precios de extorsión y si se combate con firmeza la evasión fiscal, al Estado le sobrarían recursos para enfrentar con seriedad los bajos porcentajes que se dedican a la educación, la salud, el transporte colectivo, agua potable y vivienda”.

“De poco o nada vale que se graven con el ITBIS una infinidad de productos que consume la población de bajos y medios niveles de ingresos, si aproximadamente el 50% de lo que se retenga a la población se quedará en los abultados macutos de comerciantes y productores inescrupulosos, que se frotan las manos cada vez que se anuncia una reforma o rectificación fiscal”, sostiene.

Considera que no es justo que se haya eliminado de la propuesta (de reforma fiscal) el gravamen (ITBIS) “a los seguros en general y se mantengan los que gravarían bienes y servicios que son de primera necesidad y que sólo servirán para que unos cuantos comerciantes y fabricantes vendan al contado y paguen a crédito”.

También estima injusto que se proponga aumentar el impuesto a la vivienda denominada suntuaria, sin que se plantee incrementar el tope para el cobro de ese impuesto a partir de una reevaluación del mismo.

Estimó que en vez de gravar el consumo se debe preferir el gravamen a los beneficios.

“Sacrificar más a asalariados y chiriperos constituye un despropósito que en nada contribuye a que el país se coloque en el camino de cumplir con los objetivos del Milenio en el 2015, como plantea la Organización de Naciones Unidas (ONU)”, expresa la FUNDECOM.