Futuro presidente ante Congreso fragmentado

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/9710DC14-2455-4E94-A749-F69DB399A430.jpeg

QUITO (AP).-  Aunque pareciera que la segunda vuelta presidencial del próximo domingo marca un nuevo ciclo democrático en Ecuador, analistas anticipan problemas entre el próximo gobierno y el Congreso y ello podría llevar al país nuevamente a una inestabilidad institucional .

El magnate bananero Alvaro Noboa y el economista izquierdista Rafael Correa son los dos aspirantes que se miden en la segunda vuelta para suceder en el cargo al presidente Alfredo Palacio a partir del 15 de enero del 2007.

En la última década el Congreso destituyó a dos de los tres presidentes que ganaron sendas elecciones: a Abdalá Bucaram (1997) lo declararon incapaz mental para gobernar; a Lucio Gutiérrez (2005), lo acusaron de abandonar el cargo, aunque nunca salió del palacio de gobierno. También dejó intempestivamente el poder Jamil Mahuad (2000).

El nuevo poder legislativo estará dominado por 28 diputados del partido Renovador Institucional, de Noboa, y por 24 del partido Sociedad Patriótica, del ex presidente Lucio Gutiérrez, ambas agrupaciones populistas que, solamente si logran un acuerdo, harían mayoría absoluta del total de 100 congresistas.

Completan 13 diputados 13 de derecha, 12 socialdemócratas, 7 del partido indígena y otros 16 de grupos minoritarios.  Correa no cuenta con ningún diputado, ya que su partido no llevó candidatos en las elecciones de octubre.