Gallup-Hoy: Hipólito estancado

La desapasionada lectura de la reciente publicación Gallup-Hoy, la encuesta  de preferencias electorales más confiable del país, permite auscultar varios aspectos preponderantes: primero, corrobora el estancamiento, con  evidentes signos decrecientes, de Hipólito Mejía, el candidato presidencial del PRD, quien se mantiene  precariamente favorito con el 47.9 de la intención del voto, por apenas 5 puntos, margen de error incluido.

Segundo, el paso ascendente de Danilo Medina, el candidato del gobernante PLD, con el 42.6 del apoyo electoral, subiendo 9 puntos en tres meses, claramente impulsado por sus cualidades políticas y personales, concomitante al impacto favorable de la primera dama Margarita Cedeño como figura  vicepresidencial; y, en tercer lugar, el presagio de una enconada batalla electoral, cuyo resultado en primera vuelta es difícil vaticinar, reto en el cual los partidos minoritarios jugarán el rol decisivo.

Llama la atención la fecha del trabajo de campo de Gallup-Hoy: entre el 11 y el 14 de noviembre retro próximo, a pocos días de las multitudinarias manifestaciones simultáneas del PRD, tiempo del mayor proselitismo de Mejía con la mejor publicidad electoral del partido blanco, pero también de las mayores presiones, descalificaciones y denuncias del PRD contra la Junta Central Electoral. No obstante, Gallup-Hoy muestra que, desde agosto, Mejía se ha empantanado en el 47.9 por ciento de la intención electoral. 

No es una contradicción. El electorado es un cuerpo fluido y móvil. Su opinión de hoy, probablemente no será la de mañana. Los errores de Mejía, el fantasma de fraude que le persigue, el nervioso triunfalismo perredeísta y el alejamiento del presidente del PRD, Miguel Vargas, están pavimentando el camino de Medina,  un político consistente, preparado para gobernar con una propuesta social digna de encomio.