Ganaderos de Fukushima protestan con sus bueyes ante el Gobierno nipón

protesta fuku

Tokio.  Un grupo de ganaderos de Fukushima cuyas explotaciones fueron afectadas por el accidente nuclear de 2011 protestaron con sus bueyes frente al Ministerio de Agricultura nipón para reclamar más atención del Gobierno, según recogen hoy los medios nipones.

Los ganaderos se desplazaron ayer a Tokio desde Fukushima con un camión en el que transportaban bueyes afectados por una enfermedad desconocida, y fueron interceptados por las autoridades cuando trataban de bajar las reses del vehículo, informó hoy el diario Yomiuri.   La policía forcejeó con los dos ganaderos que lideraban la protesta, Masami Yoshizawa y Naoto Matsumura, y lograron evitar que ambos bajaran un buey del camión tras ordenarles que se detuvieran bajo el argumento de que su acto “era peligroso”, según recoge el citado periódico.

Los ganaderos vulneraron la prohibición de transportar ganado fuera de la zona de exclusión de 20 kilómetros decretada por el Gobierno en torno a la central de Fukushima Daiichi por motivos de seguridad.

“Durante 40 años la prefectura de Fukushima ha enviado electricidad a Tokio. Y ahora nos han abandonado”, dijo Yoshizawa durante la movilización, que atrajo la atención de numerosos medios de comunicación y viandantes.   Desde el accidente nuclear acaecido hace más de tres años, Yoshizawa y Matsumura desoyeron las órdenes de las autoridades y permanecieron dentro de esta zona de exclusión para cuidar unas 600 cabezas de ganado de sus explotaciones y de otras granjas abandonadas, según explicaron ambos.

“El ganado y las personas de estas zonas todavía viven, no podemos permanecer en silencio”, afirmaron los ganaderos, que presentaron una demanda escrita ante el Ministerio para reclamar que se investigue la enfermedad que afecta a sus reses, con síntomas como manchas blancas en la piel, según recoge la agencia de noticias Kyodo.

“El Gobierno dice que no sabe qué causa estas manchas, pero tienen que hacer más para averiguarlo”, afirmó Yoshizawa.   La central nuclear de Fukushima Daiichi resultó gravemente dañada por un terremoto y tsunami en marzo de 2011, causando la peor crisis atómica de la historia después del accidente en la planta ucraniana de Chernóbil en 1986.   Unos 50.000 residentes de los municipios más cercanos a la planta nuclear continúan evacuados debido a las emisiones radiactivas, que también han afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local. EFE