Ganancias de productividad y riquezas no se reparten en RD a pesar de más crecimiento

Dibujo

Durante el periodo 2000-2015 los salarios reales, aquellos que reflejan el poder de compra del peso dominicano, cayeron en -25.85%, es decir a una caída a una tasa promedio anual de -1.97%.

Sin embargo, la productividad se incrementó a una tasa promedio anual de 5.4% y los costos laborales unitarios descendieron a una tasa de -14.5% promedio anual, de acuerdo a un análisis de la Escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).El informe señala que al comparar estas cifras se muestra que una

parte de las ganancias de productividad y de la riqueza que se genera con un mayor crecimiento económico no se reparte en grupos sociales que, como los trabajadores, la clase media y los empleados del sector público, no reciben aumentos de salarios desde hace varios años.

Por lo que “el aumento de productividad y la reducción en los costos laborales unitarios de las empresas no se han traducido en mejoras en una parte de la población dominicana”, expresa.

Agrega que todo esto contrasta con el crecimiento que ha tenido la economía durante los últimos 15 años, cuya alza del producto interno bruto (PIB) ha sido de 5.2% promedio anual.

“Lo que ha ocurrido en la economía dominicana durante las últimas décadas es que la expansión del PIB ha venido acompañada de aumentos en la productividad media laboral y disminuciones en los costos salariales unitarios. Sin embargo, los salarios o remuneraciones reales, en vez de aumentar han disminuido, por lo que gran parte de los frutos del crecimiento económico, expresado en aumento de la productividad laboral, no han sido distribuidos de manera equitativa”, destaca el análisis.

Afirma que para revertir esta situación es necesario que el Gobierno se empodere de una gran iniciativa de aumento salarial que mejore los salarios en el país, en particular en el sector público, de manera que se compense la caída tendencial del salario real y se mejore la capacidad de compra del salario nominal y las condiciones de vida de la gente. “Es difícil que una economía de alto crecimiento, como la dominicana, pueda mejorar las condiciones de vida de su población trabajadora sustentando un modelo de crecimiento sobre la base de salarios bajos”, critica la investigación.

Perspectivas para el 2016. Según la estimación de los modelos de pronóstico de la Escuela de Economía de la UASD, para el año 2016 la economía dominicana podría terminar creciendo a una tasa de 4.8% dentro de un escenario moderado.

Explica que desde el año 2014, la economía dominicana ha desacelerado su crecimiento, a pesar que el nivel del crecimiento ha sido alto. No obstante, este año, a pesar del desplome de los precios internacionales del petróleo, el crecimiento podrá ser afectado por mayores incrementos en las tasas de los fondos federales en los Estados Unidos y de un menor dinamismo de la economía mundial.

“Esta situación podría afectar el flujo de inversión extranjera directa que hasta el año pasado el país ha recibido y por consecuencia esto podría tener un impacto en la generación de empleo en la economía”, indica la UASD.

Los modelos de pronósticos de la Escuela de Economía de la UASD indican que por cada 1% en que crece la economía, esta genera aproximadamente 16,500 empleos, por lo que si la economía reduce su dinamismo, evidentemente esto afectará la generación de empleo.

“Pero por otra parte, si se toma en consideración que el 2016 es un año electoral, con más razón se podría producir una ralentización de la inversión, debido a una posposición de proyectos de inversión hasta que se realicen las elecciones”, dijo la Escuela de Economía de la UASD en un documento enviado a HOY.

ZOOM

Salarios públicos

bajos

El análisis critica que el salario mínimo
mensual dentro del sector
público es 222 veces más bajo
que el más alto dentro de las instituciones
descentralizadas del
Estado, un fenómeno que refleja
una extraordinaria desigualdad
s alarial.
No cubre costo de canasta
Resalta, además, que a pesar de
que en el año 2015 la economía
creció 7%, el comportamiento salarial
no ha tenido tal impacto,
pues, en particular el salario mínimo,
apenas alcanzan o compran
el 45.50%, 31.28% y 27.72% respectivamente
del costo de la canasta
básica promedio.