Gasoil con equidad

Preocupados y alertas, sectores de opinión critican la entrega de partidas de gasoil a grupos o asociaciones de transportistas como forma de subsidiarlos por el alza del petróleo.

El motivo es claro: no hay forma de garantizar el uso exclusivo y favorable a los usuarios  de un recurso que al fisco cuesta. Si el Estado quiere que de manera transitoria parte de los consumidores de los derivados del crudo enfrenten con éxito  el encarecimiento energético ¿por qué no fija  un precio único inferior al actual para todos los consumidores de ese combustible?

La principal aplicación del gasoil es mover maquinarias en ciudades y campos, plantas eléctricas y el transporte de  diversas mercancías, actividades básicas de la vida productiva.

Es  eun derivado que se adquiere a menor costo que la gasolina, y  de innegable ventaja relativa para la economía. Con este subsidio  claro e igualitario, sin fisuras para desviaciones, se protegería a dueños de “voladoras”  pero también a sectores amplios que aportan a las cuentas nacionales, generan empleos y pagan buenos impuestos.

 

Respaldo

El cabildo del Distrito Nacional anunció que pondrá orden en la Zona Colonial, sancionando, para impedirlo, el estacionamiento de vehículos que obstaculizan el tránsito por vías públicas estrechas  pero muy frecuentadas. Se trata de una práctica que resta perjudicialmente  fluidez al transporte público y privado, al aumentar el consumo de combustibles y  del tiempo que se invierte  al moverse por la ciudad.Esta ha sido una violación generalizada que resulta de la omisión en que por años han incurrido las autoridades que han debido mantener el orden  en las vías publicas.

En algún lugar, y en algún momento, debe comenzarse a reconducir a esta enorme y desorganizada urbe a la aplicación de límites y al imperio del respeto que merecen los santodominguenses. Puede vaticinarse que tan pronto  las autoridades edilicias comiencen  a establecer  el cumplimiento estricto de reglas de tránsito y de uso de espacios, habrá resistencia. Muchos querrán seguir sin ley, colocando sus vehículos donde les venga en gana. Pero es hora de asumir responsabilidades y es hora también de respaldar  a quienes estén dispuestos a lograr que las cosas se hagan correctamente.