Gates intentará salvar   EU descalabro de Irak

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/B706279A-4953-46E2-9D7F-75B89B98623C.jpeg

WASHINGTON (AP).– La repentina designación del ex director de la CIA Robert Gates como secretario de Defensa representa el regreso al gobierno de un miembro del equipo que alentó la Primera Guerra del Golfo Pérsico y que tiene sólo dos años para reparar los descalabros de la política estadounidense en Irak.

Al explicar su decisión el miércoles, el presidente George W. Bush –cuyo mandato concluye en dos años– presentó a Gates como una fuerza de cambio y un líder firme que hará las reformas necesarias en Irak y donde sea.

“El entiende que estamos en una guerra global contra estos terroristas. Comprende que una derrota no es una opción en Irak’’, expresó Bush. “Y yo creo que es importante que haya un nuevo enfoque’’.  Pero la vuelta de Gates al gobierno también ha generado críticas.

Sus objetores sacaron a relucir sus audiencias de confirmación como director de la CIA en 1991 como evidencia de que es la persona equivocada para el puesto de secretario de Defensa.

En ese entonces fue criticado por haber ignorado algunos indicios de la caída de la Unión Soviética, y por politizar los servicios de inteligencia de la Guerra Fría.

Pero quienes lo respaldan, consideran que Gates es un político experimentado que llegó a la cima de la CIA durante el mandato del por entonces presidente George H.W. Bush, padre del actual presidente. También se desempeñó en su Consejo de Seguridad Nacional, al igual que durante las gestiones de los presidentes Jimmy Carter y Ronald Reagan.

Bush señaló que Gates ayudó a liderar los esfuerzos estadounidenses para sacar a los soviéticos de Afganistán durante los años 80 mientras permanecía en la CIA, y fue consejero de seguridad nacional durante el operativo Tormenta del Desierto.

Ahora integra el Grupo de Estudio de Irak, un panel bipartidario liderado por el ex secretario de Estado James Baker III y el ex representante Lee Hamilton, al que se le ha pedido que ayude a diseñar una nueva estrategia en esa nación devastada por la guerra.

George Edwards, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Texas A&M, donde Gates es presidente, dijo que la partida de Donald H. Rumsfeld es un rechazo a las políticas neoconservadores que han dominado al gobierno de Bush.

El experto cree que Gates tiene un estilo diferente al de Rumsfeld: es menos combativo, más cortés y no seguirá los lineamientos neoconservadores rígidos.

Consideró que al elegir a Gates, Bush escogió un agente de cambio.

Rumsfeld, de 74 años, se desempeñó en el puesto durante más tiempo que ningún otro funcionario, con la excepción de Robert McNamara, que fue nombrado secretario de Defensa durante el gobierno de John F. Kennedy y prosiguió en el cargo hasta 1968.

La Casa Blanca espera que el reemplazo de Rumsfeld por Gates ayude a renovar la política de una guerra sumamente impopular.

Al igual que Rumsfeld, Gates, que es nativo de Kansas y amigo cercano de la familia Bush, se ha desempeñado durante décadas en el gobierno nacional.