GB reforzará leyes contra terrorismo

LONDRES (AFP).- El gobierno británico inició este lunes consultas políticas para endurecer las leyes antiterroristas, mientras Gran Bretaña digiere revelaciones sugiriendo que las autoridades pudieron tomar medidas más eficaces para prevenir la matanza del 7 de julio.

Una de estas revelaciones apunta a que el servicio secreto británico, el MI5, investigó en el 2004 a Mohamed Sidique Khan – quien el 7 de julio colocó una bomba en un metro de Londres – pero que no lo había considerado peligroso.

Según esas versiones, Khan – un maestro de 30 años que había viajado a Pakistán y tenía contactos con grupos radicales – figuraba en las listas de los servicios secretos en relación con un proyecto frustrado de hacer estallar un camión bomba en un club de Soho, en Londres, en el 2004.

En medio de esos informes, que ponen en la mira a los servicios secretos de su majestad, el gobierno empezó una ofensiva para obtener apoyos para un paquete de medidas antiterroristas, que entre otras cosas busca impedir el ingreso a religiosos que predican la guerra santa contra Occidente, o su deportación.

El primer ministro Tony Blair anunció tras los atentados que Gran Bretaña – que durante mucho tiempo dio refugio a religiosos integristas que han lanzado desde mezquitas londinenses discursos incendiarios en favor de la guerra santa – que su gobierno adoptará medidas contra la incitación al terrorismo.

El plan busca por ejemplo impedir que jóvenes británicos realicen cursillos en Afganistán o Pakistán, donde cientos de musulmanes británicos han viajado para recibir entrenamiento militar clandestino. Según informes, tres de los kamikazes de Londres efectuaron viajes a Pakistán.

Las nuevas medidas antiterroristas incluyen además delitos de “ensalzamiento” del terror, como calificar de “mártires” a quienes ponen bombas.

El paquete fue presentado este lunes por la tarde por el ministro del Interior Charles Clarke al Partido Conservador y Partido Liberal Demócrata, en reuniones que el gobierno calificó de “muy constructivas”.

Clarke indicó que había llegado a un acuerdo con esos partidos para anunciar el miércoles ante el Parlamento la reintroducción de ese paquete de medidas, que estaba previsto entrar en vigor a mediados de 2006, aunque puede aplicarse antes, si lo pidiesen la policía y los servicios de seguridad.

El programa incluye tres nuevos delitos: formación en productos y técnicas de atentados, incitación “indirecta” al terrorismo y “actos preparatorios” para cometer ataques, precisó el ministerio del Interior.

“Esto es aplicable a las personas que aprueben los atentados con frases como ‘lo que ocurrió es maravilloso, son mártires'”, según explicó la secretaria de Estado británica de Interior, Hazel Blears.

“Los actos preparatorios de terrorismo” comprenden sobre todo la compra de materiales que puedan ser utilizados para la fabricación de explosivos.

Este plan para endurecer las medidas antiterroristas es anterior a los ataques suicidas del 7 de julio.

Pero el Gobierno espera que el proyecto, que ha recibido críticas de parte de organizaciones de defensa de derechos civiles, reciba un amplio respaldo, tras los atentados del 7 de julio que dejaron al menos 56 muertos y unos 700 heridos.