Generadores de divisas y crisis mundial

Independiente de los vaticinios extremos, desde los más optimistas hasta los opuestos, acerca del impacto de la crisis global en la economía dominicana, lo cierto es que será una función de la gravedad y duración de la recesión mundial y de cómo afecte a los sectores generadores de divisas.

Tanto en junio como septiembre  el elevado déficit en cuenta corriente, como consecuencia del alza petrolera, fue parcialmente financiado por la inversión extranjera directa y otros flujos de capitales y el déficit global de la balanza se redujo de US$409 a US$261 millones.

En la actualidad, con el desplome en los precios del crudo, la factura petrolera para el año próximo podría bajar a los niveles del 2005 o el 2006, lo cual representa un gran alivio frente a la posibilidad de que la recesión global pueda afectar a los generadores de divisas.

Las exportaciones nacionales de un crecimiento de 38% en los dos últimos años, especialmente por las mineras, sin embargo a septiembre el crecimiento anual fue de  1.05% y dada la caída mundial de los precios y la demanda es factible un descenso importante en ese renglón.

Las zonas francas mantienen una caída libre desde el 2005 y aunque la tasa de decrecimiento se redujo a septiembre en 0.45%, especialmente por el aumento de las exportaciones no textileras, el panorama mundial no augura una mejoría para ese sector.

La generación de divisas por parte del sector turismo aumentó en promedio 11.4% en el 2005 y el 2006 se redujo a 2.8% en el 2007 y en septiembre creció 1.07% y a pesar de que en anteriores recesiones el flujo mundial de turistas no se redujo, dada la gravedad de la presente no se descarta un estancamiento o una ligera reducción.

Las remesas en los últimos cuatro años han mantenido una tasa promedio de crecimiento de 10.16%, pero a septiembre se redujo  a 4.96%, aunque no es de esperar reducciones en el flujo en tanto la pérdida de empleos en EU y Europa no afecte las actividades donde se desenvuelve la mayoría de los dominicanos.

En cuanto a la inversión extranjera no parece factible superar las cotas récord de este año, pero tampoco una caída importante, siempre y cuando se mantengan los niveles de inversión en turismo y se inicie la explotación aurífera de la Barrick que podría significar un monto promedio anual de US$900 millones entre 2009 y 2011.

De mantenerse los pronósticos del FMI, con una caída de 0.70% en el 2009 en la economía de los EU, el impacto sobre el país sería intermedio entre los pronósticos optimistas y los pesimistas.

Evidentemente que uno de los principales supuestos para un impacto mediano es el mantenimiento de políticas fiscales y monetarias armónicas y un gobierno enviando señales claras a los agentes económicos.