Generosidad

http://hoy.com.do/image/article/225/460x390/0/BC626C06-04E1-4996-AA7C-C1D52FBEDD88.jpeg

Muchos dominicanos y extranjeros que aquí residen padecen en estos momentos agudas necesidades después que perdieron bienes –incluso sus techos- a causadde las inundaciones provocadas por intensas lluvias. [tend]Francia y Alemanian y otras nacionales hermanas, a través de sus representaciones diplomáticas, y algunas asociaciones privadas como la integrada por los aficionados a la motocicleta Harley Davinson, han hecho meritorios esfuerzos por auxiliar con alimentos y otros suministros a los damnificados de la Línea Noroeste. Miles de raciones llegan a lugares en crisis. Es oportuno, sin embargo, desear que este gesto anime y motive a otros sectores nacionales y extranjeros, pues para la mayoría de las familias afectadas por los desbordamientos se ha convertido en la mayor urgencia recibir medicamentos para los problemas de salud generados por la humedad y el hacinamiento. Que manos generosas se extiendan hacia los lugares que hoy se encuentran en tan serios problemas.

[b]Receptividad[/b]

La posibilidad de que el gobierno amplíe, como corresponde, la eliminación de impuestos a los materiales de lectura importados para que la medida incluya también las materias primas que utilizan los editores locales, está a la vista. El secretario de Estado de Cultura, el licenciado Tony Raful, ha abierto esa brecha de esperanza como reacción al reclamo de que el tratamiento que suprime gravámenes a publicaciones traídas del exterior no persista tan limitadamente y como causa de una desigualdad, pues no anula el factor de encarecimiento que en la actualidad pesa sobre impresos que se confeccionan en el país sometidos a aranceles asfixiantes. Raful ha dicho claramente que se va a estudiar el caso con ánimo de disponer las enmiendas que procedan. Autores, impresores, y sobre todo lectores, celebran este gesto.

Austeridad

Muchos renglones de importaciones están sensiblemente reducidos y no es para menos. Cada vez más el dólar se ha ido haciendo incosteable, y en uno de los últimos cierres de mercado estuvo al cuarentitrés por uno. Eso quiere decir que los consumidores, de todos los niveles están forzados a mayores privaciones, algunas de las cuales van surgiendo de manera espontánea, sin que el gobierno tenga que aplicar medidas restrictivas. Se adelantó en la semana que finaliza que cierta área del espectáculo que suele auspiciar presentaciones de artistas extranjeros se ha declarado en receso hasta que la marea baje. Sin embargo, una reciente visita al puerto de Santo Domingo permitió comprobar que la traída masiva de vehículos de lujo no se ha detenido; y aparentemente es ésta una línea de adquisiciones costosas que no reacciona a la crisis como debería hacerlo. Como en sentido general la venta de vehículos se ha contraído hasta en un 80%, según los propios distribuidores, es una mala señal que los segmentos de niveles de altos ingresos puedan mantener unos estilos de vida y consumo de alto costo para la economía mientras el resto de la ciudadanía siente que la soga se le aprieta al cuello. Se acentúan las desigualdades, se ensancha la brecha entre ricos y pobres.