Gente se atrinchera bajo el puente Sánchez contra la Opret

Leonel Carrasco

Atrincherados bajo el puente Sánchez, los habitantes de la parte de Gualey, Distrito Nacional, en la que cayó el canasto de acero, advirtieron que los obreros que construyen la segunda línea del Metro tendrán que pasar sobre sus cadáveres para continuar la obra, porque lo impedirán a como dé lugar hasta ser reubicados.

En tanto, la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) comenzó a desmantelar el canasto que cayó sobre siete casas e hirió a una recién parida. Bajo una estricta vigilancia policial al mando de coroneles de la Policía Nacional, obreros al servicio de la Opret iniciaron el desamarre, mientras los habitantes del lugar se mantenían atrincherados a la espera de una solución a su demanda.

Tomás Aquino Pérez, quien vive a pocos metros de donde ocurrió el desplome de la armazón de acero, advirtió a la Opret que tendrán que pasar sobre los cadáveres de quienes habitan debajo del puente para poder continuar con la obra, porque lo impedirán a como dé lugar. También los moradores de Ribera del Ozama, al otro lado del río, están a la expectativa, y dicen que no permitirán que inicien las excavaciones si antes no los sacan de la parte baja del puente.