Gestión de riesgos

Recientemente, el Congreso Nacional aprobó una operación del BID que representará un hito para la consolidación de una cultura de prevención de desastres y gestión de riesgos en la República Dominicana, no tanto por el monto del financiamiento, que es de US$5.0 millones, sino porque tiene como objetivo integrar la reducción del riesgo del desastre, en políticas y prácticas de desarrollo.

Ese programa, que tiene como período de amortización 25 años, un período de gracia de 2.5 años y un período de desembolso de 2.5 años, le permitirá al país ampliar su capacidad para reducir y controlar el riesgo de desastres, incorporando esto a la estrategia nacional de gestión de riesgos y en función de las lecciones aprendidas, incorporarlas al programa de inversión pública, dentro de un país donde un porcentaje de su población vive en zonas de alto riesgo.

La agencia ejecutora será la SEEPYD.

Uno de los aspectos más novedosos de este programa de prevención de desastres y gestión de riesgos es que se aplicará inicialmente en ocho municipios, para probarlo y luego extrapolar esa experiencia con un modelo probado, a la gestión de riesgos en todo el país, para contribuir, entre otros objetivos a proteger la infraestructura educacional, en caso de desastres, creando esa cultura de prevención y mitigación de desastres en los estudiantes y en sus municipios para proteger las vidas humanas e infraestructuras.

Conociéndose que una de las áreas más afectadas en cada situación de desastres son los planteles escolares, este modelo de prevención para proteger las escuelas se incorporará al Plan Decenal de Educación, capacitándose unos 5,000 maestros, educándose a los alumnos en todo a lo que se refiere a desastres, reducción y gestión de riesgos, planes escolares de emergencia y capacitación en unas 500 escuelas del país.

Este programa del BID le permitirá al país consolidar y profundizar su política nacional de gestión de riesgos y por supuesto que el desarrollo de este proyecto en ocho municipios le permitirá en función de un modelo probado, extenderlo luego en una fase siguiente a los otros municipios, donde los estudiantes, se convertirían en agentes multiplicadores de su aprendizaje, en materia de desastres, reducción y gestión de riesgos.

El BID ha venido trabajando, dada la importancia de la gestión del riesgo de desastres para el desarrollo, contribuyendo con un estudio titulado “Indicadores de Riesgo de Desastres y de Gestión de Riesgos” publicado en el 2005, el cual abarca a doce países de la región, entre ellos Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú y Trinidad y Tobago.

Este programa en forma experimental, marcará un hito en ocho municipios del país, en materia de gestión de riegos.