Gian Mario Guerrini: “La moda es pasajera,
mientras que la elegancia no se pierde”

http://hoy.com.do/image/article/49/460x390/0/E4B28179-B054-4C9C-BC0C-0F6D42C5F7D4.jpeg

Es un profesor innato. Tiene 40 años impartiendo clases y seminarios de peluquería, tiempo en el que además de enseñar aprende con sus alumnos. Y es que el italiano Gian Mario Guerrini es un hombre abierto al cambio, a las cosas nuevas, sin llegar a la exageración de hablar sólo de la palabra moda.

“No me gusta hablar solo de moda, porque cuando todas las personas hacen lo mismo se torna monótono. Para mi la moda es obvia y pasajera, pero la elegancia es algo que se aprende y nunca se pierde”.

Gian Mario habla de tendencias y para él la de ahora es el cabello bastante corto, con el que la mujer se sienta cómoda y pueda arreglárselo sola el día después de hacerse un corte, que no tenga que ir al salón varias veces a la semana, porque “la mujer debe disfrutar su estilo y no hay que agregarle problemas”.

El color es básico en un corte y Guerrini sugiere dos o tres colores bien hechos, perfectamente elegidos que sean complementarios. “El peluquero de hoy tiene que trabajar más en el color que en el corte”.

Guerrini vino por primera vez al país en el año 2001 invitado por la empresa Laboratorios Noruel, con la que se mantiene actualmente trabajando porque dice “es una empresa que trabaja al lado del peluquero, lo capacita, le ofrece las nuevas técnicas, tiene una gran fábrica con excelentes productos y dan un seguimiento continuo al peluquero”.

Actualmente Guerrini imparte cursos en el Instituto Superior de Belleza Noruel (antigua Academia Miss Key) y en el Centro Pívot Point de Noruel, en los que trata de transmitir un sentido estético personalizado para el trabajo con cada cliente.

“Mis clases no son sólo técnicas, tratamos la filosofía de la estética, porque cada persona es diferente y cada una tiene su naturaleza”.

Guerrini considera que el peluquero nunca debe hablar de cambio radical a sus clientes, sino que debe acompañarlo en su cambio, ir educando al cliente y lo más importante, tiene que educarse primero a sí mismo y luego proyectar el futuro.

“No podemos hablar de cambio drástico a una mujer adulta que tiene muchos años con un mismo estilo, no podemos imponernos porque la clienta se asusta, debemos ayudarla con el cambio, empezar con algo pequeño y luego ir evolucionando con ella”.

Cree que el peluquero tiene 10 formas diferentes para decir una misma cosa, por lo que nunca debe utilizar un lenguaje agresivo.

Para Guerrini el peluquero tiene que conocer el arte. El pasa cuatro o cinco meses al año visitando museos, “porque es muy importante saber cómo artistas de la talla de Miguel Ángel o Picasso interpretaban el cuerpo y los colores, no es que vamos a repetir sus colores y formas, pero es un conocimiento que se queda en el alma y nos permite crecer como profesionales y como seres humanos”.

“El cabello es parte de nuestro cuerpo, es algo vivo que no podemos tratar como una tela o una pieza de mármol, es decir que tampoco nos equivoquemos y creamos que somos artistas, somos profesionales que debemos conocer el arte para así arreglar a las personas de la mejor forma, para que ellas disfruten su naturaleza”.

LOS DOMINICANOS

El profesor italiano cree que los peluqueros dominicanos son muy capaces y sobre todo hacen su trabajo con deseo, con muchas ganas de hacer las cosas bien.

“Saben usar los productos para el pelo rizo, que tiene el 90 por ciento de la población dominicano y esto es algo que la mayoría de los peluqueros en Europa no sabe hacer, para nosotros no es cosa fácil arreglar un cabello de aquí”.

UN VIAJERO

Gian Mario Guerrini comenzó su carrera de profesor en 1964. Aunque ha sido propietario de salones de belleza, siempre se ha mantenido enseñando en academias.

En los últimos años se ha dedicado por completo a esto porque le encanta conocer nuevas culturas, porque también aprende cosas novedosas.

Ha impartido cursos y seminarios en Rusia, México, Brasil, Panamá y Estados Unidos, entre otros, además de en su natal Italia.