Glaucoma, primera causa de ceguera irreversible en el país

http://hoy.com.do/image/article/106/460x390/0/609A854E-F763-4D89-B71C-F85C725776F1.jpeg

El glaucoma, enfermedad del nervio óptico, es la primera causa de ceguera irreversible en niños y adultos en la República Dominicana, así lo expresó la doctora Cristina Yermenos de Sella. La especialista manifestó que esta enfermedad se produce cuando el nervio del ojo comienza a debilitarse y la persona afectada pierde la visión periférica, o lo que popularmente se conoce como el rabillo del ojo. El paciente, incluso, puede llegar a perder la visión completa.

Yermenos sostuvo que un paciente estable o con sospecha de glaucoma, debe evaluarse por lo menos cada cuatro meses.

Entre las principales pruebas para diagnosticar el glaucoma están la visualización y análisis del nervio óptico y los campos visuales que, a su juicio, son las opciones menos costosas para los pacientes.

También se utiliza la toma de  presión intraocular, pero advirtiendo que no es tan eficaz debido a que sólo el 50% de los pacientes con glaucoma tiene la presión intraocular alta. Otra prueba diagnóstica es la tomografía del nervio óptico, la cual es la más avanzada. Esta prueba se está realizando en HOSPITEN Santo Domingo, donde la especialista tiene su consultorio. 

Reveló  que  la cirugía láser  y la microcirugía constituyen la principal  arma que tiene ese centro de salud, para tratar esta enfermedad, conjuntamente con  los implantes valvulares, que  se pueden colocar debajo del ojo para sacar el líquido o humor acuoso, de manera que se pueda controlar la presión intraocular.

La oftalmóloga indicó que la mayoría de los pacientes con glaucoma son adultos, ya que generalmente, esta enfermedad aparece después de los 40 años, aunque observó que en la población antillana, especialmente en República Dominicana, Cuba, Jamaica y Puerto Rico, la afección  tiene una incidencia mayor y tiende a aparecer antes de esa edad. 

Según la especialista, el origen del glaucoma es difícil de establecer, pero algunos datos parecen indicar que posee factores hereditarios o genéticos; también existe el glaucoma secundario, que se deriva, por ejemplo, de un trauma, una cirugía y medicamentos mal utilizados.

Yermenos explicó que existen varios tipos de glaucoma, entre ellos el infantil y juvenil, el primario de ángulo abierto, el crónico o sub-agudo de ángulo estrecho, el agudo, el congénito y los llamados secundarios.

Advirtió que “después de los 35 años el glaucoma  se puede detectar a tiempo, pero la visión que se pierde no se corrige”. 

Tan pronto se detecta la enfermedad, los pacientes pueden ser atendidos con tratamientos iniciales simples y asequibles.

“Lo importante es el diagnóstico oportuno y a tiempo de la enfermedad, así como el seguimiento de la misma.  La mayoría de los pacientes con glaucoma creen que con el tratamiento todo acaba. Esta enfermedad no tiene una cura definitiva,  por lo que el paciente siempre tiene que estar supervisando la condición de su nervio óptico”, apuntó la doctora.

Recomendó a la población  estar alerta e informarse más sobre esta enfermedad. Hacerse chequeo de rutina, más en el caso de tener familiares con glaucoma o tener más de cuarenta años. Este cuidado abarca a pacientes que han tenido cirugía en los ojos,  si han sufrido  golpes, o si usan medicamentos para enfermedades crónicas, como es el caso de los antialérgicos.