Globalización ha ayudado a la reducción de pobreza en China

fin de la pobreza extremas

En 1900, el mundo tenía algo menos de 2 mil millones de habitantes, de los cuales un 85% vivían en la pobreza extrema. Hoy tenemos sobre el planeta Tierra más de 7 mil millones de personas y “solo” tenemos unos 800 millones de personas viviendo en la pobreza extrema, un 10% de la población mundial.

A esta reducción de la pobreza extrema ha contribuido la globalización, según una publicación del diario español La Vanguardia.
Sin la globalización, China no podría haber logrado sacar de la miseria absoluta a 700 millones de personas.

La globalización conlleva una cierta transferencia de riqueza de los países más ricos y desarrollados a países en vía de desarrollo como China o una transferencia de potencial de crecimiento del Producto Interno Bruta (PIB) de los países desarrollados a los países en vías de desarrollo, agrega la publicación.

Esta transferencia crea inseguridad en las clases medias de los países desarrollados pero la realidad es que un punto de crecimiento del PIB en un país en vías de desarrollo saca a muchas más personas de la pobreza extrema que el mismo punto de incremento de PIB en un país desarrollado.

En 1990, el 66% de la población China o más de 700 millones de personas vivían en la pobreza extrema. En 2013 sólo el 1,9% de la población China estaba en esta situación, es decir poco más de 25 millones de habitantes.
De acuerdo a un informe del Banco Mundial, el mundo cumplió la meta del primer objetivo de desarrollo del milenio (ODM) de disminuir a la mitad para 2015 la tasa de pobreza registrada en 1990, lográndolo en 2010, cinco años antes del plazo previsto.
Pero pese a este logro, la cantidad de personas que viven en condiciones de pobreza extrema en el mundo sigue siendo inaceptablemente alta, indicaba el informe del Banco Mundial.

De acuerdo con las últimas estimaciones, el 12,7 % de la población mundial vivía con menos de US$1,90 al día en 2011, cifra inferior al 37 % de 1990 y al 44 % de 1981.
Esto significa que 896 millones de personas subsistían con menos de US$1,90 al día en 2012, en comparación con 1950 millones en 1990 y 1990 millones en 1981.
El progreso ha sido más lento en las líneas de pobreza más altas. En total, 2200 millones de personas sobrevivían con menos de US$3,10 al día en 2011, que es la línea de pobreza promedio de los países en desarrollo y otro indicador común de profundas carencias. Se trata de una reducción marginal con respecto a los 2590 millones registrados en 1981.
Asia oriental experimentó la reducción más marcada en materia de pobreza extrema, bajando del 80 por ciento en 1981 al 7,2 por ciento en 2012.
En la actualidad, en Asia meridional se registra el porcentaje más bajo de pobreza extrema desde 1981, dado que este indicador disminuyó del 58 % en 1981 al 18,7 por ciento en 2012. En África al sur del Sahara, la pobreza llegaba al 42,6 por ciento en 2012.
Menos de 44 millones de personas extremadamente pobres vivían en América Latina y el Caribe, y en Europa oriental y Asia central en conjunto.