Globalización y desarrollo económico afecta política AL

BIARRITZ (FRANCIA). El desarrollo económico y la globalización provocan efectos negativos en la estabilidad política de Latinoamérica, según los ex presidentes de esa región y dirigentes políticos europeos que asisten desde ayer en Biarritz a un foro sobre la gobernabilidad de América Latina.

Las reformas económicas iniciadas hace dos décadas en este continente han tenido resultados positivos y se ha notado un avance de la democracia y un aumento de la credibilidad en la economía de la región a nivel mundial, aseguró el secretario general adjunto de la ONU, el colombiano José Antonio Ocampo.

Sin embargo, América Latina presenta aún grandes déficits en el área económica marcados por un “crecimiento lento e inestable”, unos patrones de reconversión productiva adversos y las tensiones sociales, agregó el representante de la ONU.

Esta fue una de las ideas expuestas en el foro inaugurado hoy en esa ciudad del suroeste francés al que asisten más de medio centenar de personalidades.

En este encuentro, Ocampo aseguró que los problemas macroeconómicos y sociales de Iberoamérica “no sólo están relacionados con las políticas de la región, sino que tienen que ver con las asimetrías económicas internacionales”.

“Latinoamérica tiene la peor redistribución de la riqueza del mundo”, subrayó Ocampo, una idea que también expresó el representante en Europa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Carlo Binetti, quien destacó la “debilidad estructural” de los estados de esta región y la dificultad de “democratizar a sociedades con un gran nivel de desigualdad”.

El presidente del Senado de Chile, Andrés Zaldívar, indicó, por su parte, que la gobernabilidad de la sociedad precisa la “modernización del Estado” y la apertura de nuevos cauces para la participación ciudadana en la gestión de los países.

“La gobernabilidad se logrará en la medida en que mejoremos la calidad de la política, democraticemos el funcionamiento interno de los partidos políticos, mejoremos la educación y orientemos los resultados del crecimiento económico hacia el bienestar social”, aseveró.

Abogó por incrementar los recursos para garantizar la seguridad ciudadana, algo en lo que coincidió con la presidenta de la Cámara de Diputados de Chile, Isabel Allende, quien recomendó extender la seguridad al ámbito “hemisférico o planetario” para garantizar la gobernabilidad.

Por su parte, el recién depuesto presidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada defendió la necesidad de realizar procesos de descentralización administrativa para asegurar la gobernabilidad en América Latina.

“Sólo con el reforzamiento de los poderes locales y la participación popular se asegura la estabilidad política”, indicó el ex mandatario quien defendió “las formas democráticas” frente a los radicalismos para garantizar la estabilidad del continente.

En la sesión matinal del foro, el ex presidente colombiano Ernesto Samper propuso la configuración de un sistema político similar al que rige las democracias europeas, con la separación de competencias entre el jefe de Estado y el de Gobierno.

Abogó porque los países latinoamericanos incluyan en sus sistemas políticos recursos como la anticipación electoral y los votos de censura a gobiernos en los parlamentos, unas instituciones a las que, a su juicio, se debe dar más peso.

El foro, que concluirá mañana, contó con la participación del presidente del Senado español, Juan José Lucas, quien indicó, en la clausura de la primera jornada, que Europa debe ser el principal agente difusor” de la libertad y la prosperidad en el mundo para lograr una gobernabilidad que redunde en el “bien común”.

“La gobernabilidad no es un problema de política interior” ni consiste en “generar amplios consensos en países desarrollados” con una democracia consolidada, precisó Lucas, sino que obliga a “extender y consolidar” la democracia en el mundo, “y muy singularmente en Latinoamérica.

Además de los citados, en el foro se reunieron los ex presidentes Patricio Alwyn (Chile), Miguel de la Madrid (México), Leonel Fernández (República Dominicana).

El encuentro, titulado “América Latina: la gobernabilidad amenazada”, servirá para aprobar un documento que sus asistentes elevarán a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, el Caribe y la Unión Europea, que se celebrará en Guadalajara (México), en mayo de 2004.