Gobernador de Michigan hace frente a  bancarrota de Detroit

http://hoy.com.do/image/article/834/460x390/0/09CED7BA-0000-4DD8-A99F-6CE77B13A2EC.jpeg

DETROIT, Michigan, EE.UU. AP. Siete gobernadores llegaron y se fueron durante un declive por décadas de la ciudad más grande de Michigan que culminó con una humillante declaración de quiebra.   

Es el octavo el que ha vinculado su legado a la posibilidad de que Detroit se recupere del desastre. El gobernador republicano Rick Snyder reclamó mayores poderes para el estado a fin de intervenir en ciudades y escuelas en dificultades.

Los expertos dijeron que Snyder no tenía otra alternativa que guiar a la ciudad a la declaración de bancarrota, de la que espera poder salir para el otoño del 2014.    La decisión fue notable por la manera en que manejó el proceso. Volvió a ser centro de atención nacional un semestre después de haber hecho que su estado, bastión de la industria automovilística y los sindicatos, garantizara el derecho a trabajar.   

Aunque se temía desde hacía meses ese desenlace, el camino que sigue se torna aún más incierto. La bancarrota podría significar despidos de empleados, ventas de bienes, aumentos de tarifas y una reducción de servicios básicos tales como la recolección de basura y limpieza de nieve, cuyos gastos ya habían recortados.

Crónica de una muerte anunciada. La quiebra de Detroit, la que fuera capital mundial del motor y una de las ciudades más prosperas del mundo, es la crónica de una muerte anunciada desde los años 90, cuando a la crisis industrial se sumaron la despoblación y gestiones corruptas.  

El jueves se produjo lo que ya todos daban por inevitable, la petición de protección por bancarrota de la “Motown” por una deuda de 18,500 millones de dólares, la mayor suspensión de pagos municipal de la historia estadounidense, si la autoriza la justicia.   “La bola de consecuencias que Detroit ha acumulado durante décadas finalmente ha acabado con la ciudad en un tribunal federal de bancarrota; era algo inevitable”, abría al día siguiente el editorial del periódico Detroit News.

ZOOM
Agonía progresiva

Detroit ha sido víctima de un círculo vicioso provocado por la agonía progresiva de la industria manufacturera, que disparó un éxodo poblacional, que a su vez hundió los ingresos municipales y finalmente, acompañado de casos de corrupción, obligará a que los acreedores asuman unas quitas de hasta el 90 % y devaluar las pensiones ahorradas por los funcionarios municipales.   Desde los años 50, los 1,8 millones de habitantes, la mayoría de clase media acomodada, ponían la urbe al nivel de otras como Nueva York.   Edificios como Book Tower, la Estación Central de Corktown, el United Artist Theater o un gran número de referentes de la arquitectura art-deco, no son ahora más que una muestra fantasmagórica del lustre perdido.