¡Gobiernen bien!

Circula en estos días un documento emitido por el Centro Juan XXIII, de cuyo nombre deducimos debe tratarse de una entidad de filiación católica o vinculada  a la Iglesia Católica.

El documento es como una especie de mensaje a la ciudadanía y se titula ¡Gobiernen bien!   Comienza con una suerte de definición de lo que debe ser el  gobierno: “A quienes gobiernan hay que recordarles que los ciudadanos eligen a sus gobernantes para que promuevan el bien común a través de la gestión gubernamental, y que ese bien común no es solamente para beneficio de los que ganaron en unas elecciones, sino que es el bien de todos”.

Los autores del documento agregan: “Es nuestro deber como ciudadanos permanecer en actitud vigilante para asegurarnos de que nuestros gobernantes y servidores públicos no solamente realicen bien su trabajo, sino también exigirles que su gestión se mantenga apegada a la ética, lejos de la corrupción, y que sus actuaciones individuales estén siempre guiadas por la imparcialidad, objetividad, equidad, justicia e integridad moral”.

Si bien  los órganos que   integran el Estado y los parámetros legales que los guian se definen en la Constitución, es alentador saber que hay ciudadanos pendientes del accionar del gobierno, una práctica común en los países organizados.

El mensaje llama a “los ciudadanos que queremos una mejor República Dominicana” a   actuar, pues, según alega “basta ya de que los políticos profesionales continúen en su afán de despilfarrar los recursos de nuestra nación, para beneficio propio y en desmedro del bien común”.

Sería bueno lograr ese quimérico “bien común”.