Gobierno “operativo”

Quienes transitamos por la autopista 30 de Mayo, nos exponemos a ser parte de algún accidente catastrófico o mortal; hay segmentos de esa vía que tienen hoyos que obligan a realizar virajes violentos con el peligro de desviarse hacia otros vehículos, perder el control de su automóvil o hacerlo perder a otros. Tal vez las estadísticas de las autoridades de tránsito registren solamente el número de accidentes, lesionados o muertos, pero es probable que nadie se haya detenido en asociar estos hoyos con los mismos hechos. No sabemos a cuál nivel comienza o termina la responsabilidad de los ayuntamientos del Distrito o Santo Domingo Oeste, o cuántos hoyos le tocan a uno o al otro; lo que sí sabemos es que elegimos un gobierno para regir nuestro destino como país y que, cualquiera que sea la instancia (Ayuntamiento, Obras Públicas o quien sea) ha debido corregir el peligro público que representan los hoyos en la autopista 30 de Mayo.

Mi memoria no rescata la fecha precisa en que se inició el uso de la palabra “operativo” para describir aquellas acciones de contingencia o emergencia que se producen cuando hay un desastre probable o real. Lo que sí sabemos es que se realizan “operativos” de vacunación, de desarme, de prevención de accidentes, de limpieza, de consultas médicas, de construcción de acueductos, escuelas, calles, etcétera.

¿Cuántos lesionados o muertos hacen falta para que se realice un operativo de “bacheo” o reparación en la autopista 30 de Mayo?

¿Cuántos años y gobiernos nos hacen falta para que no sean necesarios “operativos” y que las acciones sean programadas por las autoridades?