Gobierno busca salida a crisis Bolivia

LA PAZ (AP).- El vicepresidente Alvaro García convocó ayer, domingo, a los líderes de la oposición en un nuevo intento por desactivar la crisis política que tiene al gobierno boliviano atravesando uno de sus momentos más complicados ante la apertura de varios frentes de conflicto con las regiones, el Congreso y la Asamblea Constituyente.

“Estamos explorando distintas opciones, aunque no hay resultados’’, reconoció García ante los periodistas el sábado en la noche, tras encabezar una reunión infructuosa con los detractores del gobierno del presidente Evo Morales.

“Se avanzó muy poco, teníamos esperanza de ver un clima de mayor apertura en el gobierno’’, se lamentó el diputado opositor Peter Maldonado a la salida del encuentro.

Una nueva reunión entre García y la oposición política estaba prevista para el domingo en la noche. El vicepresidente ejerce la jefatura del Estado ante la ausencia de Morales que el sábado viajó a Holanda y estará por fuera del país cinco días.

El domingo, ya eran más de 200 personas entre legisladores, constituyentes, dirigentes políticos y cívicos las que mantenían una huelga de hambre en contra de las acciones del gobierno y para reclamar el respeto “a los dos tercios de voto’’, la principal reivindicación opositora.

La tensión política se elevó en la semana después de que legisladores opositores abandonaron el Senado en rechazo a la aprobación en la Asamblea Constituyente de un reglamento que le permite al oficialismo sancionar las reformas constitucionales con su mayoría simple y no por dos tercios.  Además, una ley de redistribución de tierras promovida por el gobierno es resistida por los empresarios agropecuarios. Lo mismo pasa con otra iniciativa gubernamental que le da al presidente la potestad de destituir a los prefectos y que es rechaza por seis de los nueve gobernadores.

Para el lunes, se espera que cientos de indígenas y campesinos que tienen el apoyo del gobierno ingresen a La Paz tras marchar varios días para presionar al Senado a aprobar a la ley agraria.  En el otro frente, comités cívicos de cuatro departamentos que reclaman su autonomía anunciaron una reunión en la ciudad de Cochabamba para definir medidas de presión en contra del gobierno con el fin de reclamar “respeto a la democracia’’.