Gobierno de Trump volverá a usar cárceles privadas tras anular norma de Obama

1

Washington. El Gobierno de Donald Trump anuló hoy una normativa implementada por su predecesor, Barack Obama, para que los presos bajo custodia de las autoridades federales no pudieran ser alojados en prisiones privadas, consideradas por la anterior Casa Blanca menos eficaces y menos seguras que las públicas.

El secretario de Justicia de EEUU, Jeff Sessions, envió una orden a la Oficina Federal de Prisiones (BOP) en la que cancelaba la medida anunciada en agosto de 2016 por el Gobierno de Obama, que instaba a reducir o permitir que expiraran los contratos del Ejecutivo con compañías privadas encargadas de gestionar cárceles.

“Ese memorando (de Obama) cambió políticas y prácticas que llevaban mucho tiempo en marcha, y mermó la capacidad de la Oficina (BOP) para hacer frente a las necesidades futuras del sistema correccional federal. Por tanto, ordeno a la Oficina que vuelva a su anterior enfoque”, escribió Sessions en su orden.

Numerosas organizaciones no gubernamentales han denunciado en los últimos años las precarias condiciones de los centros penitenciarios de control privado en Estados Unidos, alegando que la búsqueda de beneficios económicos incurría en la atención deficitaria a los presos, causando numerosos altercados.

No obstante, el impacto de la acción de Sessions es limitado, dado que la mayoría de los presos del país están detenidos en prisiones estatales, no federales.