Gobierno español destina 11.000 millones para combatir la crisis y crear empleo

María Luisa González. madrid. EFE.  El Gobierno español anunció ayer nuevas medida contra la crisis, respaldas por 11.000 millones de euros (US$14.000 millones), con el objetivo primordial de crear empleo y atajar la desaceleración económica.

El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó ante el Parlamento la nueva batería de medidas “de urgencia”, que se suman a otras ya adoptadas en las últimas semanas para hacer frente a una situación que dijo es “la antesala de lo que puede ser la primera recesión global desde la Segunda Guerra Mundial”.

La mayor parte de los 11.000 millones de euros, que se obtendrán con un crédito extraordinario a cargo de los presupuestos del Estado para este año, serán destinados a inversiones públicas locales con las que se pretende crear 200.000 puestos de trabajo en 2009, que pueden llegar a 300.000 sumando otras actuaciones. Las medidas se anuncian en un momento en que el crecimiento del desempleo es una de las principales preocupaciones de los españoles.

Las inversiones, que se harán en estrecha colaboración con los ayuntamientos, podrán acometerse a partir del próximo enero. La gravedad de la crisis financiera y la desaceleración de la actividad económica, principalmente en el sector de construcción, se ha dejado sentir en España en la pérdida de puestos de trabajo.

Los últimos datos del desempleo, correspondientes a octubre, subieron la cifra total hasta 2.818.026 desempleados. La crisis laboral comenzó en la construcción, que experimentó un fuerte desplome tras años de haber sido el motor de la economía española, pero en los últimos meses alcanzó también al sector del automóvil y a los servicios.

Las claves

1. Crisis aguda

La gravedad de la crisis financiera y la desaceleración de la actividad económica, principalmente en el sector de construcción, se ha dejado sentir en España en la pérdida de puestos de trabajo.

2. Para enero próximo

Las inversiones que anunció el Gobierno se harán en estrecha colaboración con los ayuntamientos, podrán acometerse a partir del próximo enero.