Gobierno francés quiere una reforma del sistema fiscal

 PARÍS. AFP. El primer ministro francés Jean-Marc Ayrault anunció que va a reunirse con loa sindicatos y el empresariado “en los próximos días” para emprender una reforma del sistema fiscal del país, en una entrevista publicada el martes por el diario Les Echos.

El peso de los impuestos y su complejidad provocan en Francia un creciente descontento social, que debilita al gobierno del presidente socialista François Hollande.

El primer ministro precisó empero que “no se plantea” volver atrás en los aumentos del impuesto al valor agregado (IVA) previstos en enero.   “Renunciar al aumento del IVA para ciertos sectores equivaldría a renunciar a la disminución del costo del trabajo.

Y eso ni siquiera se plantea”, dijo Ayrault.   El jefe de gobierno estimó que el “sistema” fiscal francés es “muy complejo, casi ilegible, y los franceses no comprenden a menudo su lógica o no están convencidos de que lo que pagan es justo o de que el sistema sea eficaz”.

“Creo que ha llegado el momento de poner todo el sistema fiscal sobre la mesa, con total transparencia”, estimó Ayrault, recalcando que el impuesto es “un acto ciudadano”.   La reforma del sistema fiscal fue una de las promesas de campaña de Hollande antes de su elección, en mayo de 2012.

Ayrault precisó que, sobre esta reforma, desea un “diálogo profundo” con los actores sociales antes de acudir al Parlamento. “El objetivo es llegar a reglas más justas, más eficaces y más legibles”, dijo.

El presidente de la UMP, el principal partido de la oposición de derecha, Jean-François Copé, reaccionó rápidamente al anuncio del primer ministro, estimando que la prioridad para la economía francesa, en la “muy grave” situación actual, es una baja de los impuestos y no una “reforma técnica”.