Gobierno Venezuela ultima plan contra crisis

M1

Caracas
EFE
El Gobierno de Venezuela comenzó ayer a sentar las bases de un plan para atender la emergencia económica del país petrolero, con unas líneas maestras con las que prometió superar la difícil situación sin causar daños sociales y frente a las cuales pidió la confianza del sector privado.
Después de que el plan de recuperación económica de 2015, con el que el presidente de Nicolás Maduro buscó atender la crisis, no mostrara resultados y la economía registrara una contracción por segundo año consecutivo, su Gobierno se prepara para paliar la crisis con una “agenda económica bolivariana”.
El vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, afirmó ayer que el Gobierno evitará una salida “neoliberal” a la difícil situación económica y aseguró que en esta ocasión están seguros de las acciones con las que repararán la economía nacional, que mostró el peor desempeño de la región.
“Estamos obligados a construir un modelo productivo que nos permita al mismo tiempo que se genera la riqueza mantener y profundizar las conquistas del pueblo”, dijo a un grupo de empresarios. Istúriz y varios miembros de la rama Ejecutiva comenzaron ayer una ronda de entrevistas y encuentros con empresarios de todo el país para dar mayores detalles de la agenda y pedir la confianza del sector privado en esta nueva ruta. “Tenemos que buscar una salida que no sea la neoliberal”, remarcó el funcionario, que además preside el Consejo Nacional de Economía, creado para atender la situación del país, que terminó el 2015 con una inflación de tres dígitos.
Tras decretarse el pasado viernes un estado de emergencia económica “la idea es que no estemos estudiando tanto las cosas, porque ya hay bastantes estudios, bastantes diagnósticos, nos llegó la hora de presentar el examen”, indicó. La economía de Venezuela, que depende un 95 % de la venta de petróleo, está profundamente afectada por la caída de los precios internacionales, lo que, según Istúriz, ha llevado al país a perder un 70 % de sus ingresos.
En 2015, la recesión se prolongó por segundo año consecutivo.