Gobiernos se preparan para enfrentar coronavirus ante su llegada a América

La confirmación de un caso en Estados Unidos y la aparición de otros posibles en México, Colombia y Brasil han hecho saltar las alarmas en América sobre el nuevo brote de coronavirus, la más reciente amenaza virológica a nivel internacional y que amenaza con convertirse en una pandemia.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) no logró consensuar este miércoles si la actual manifestación debe o no ser declarada como una emergencia internacional, aunque el nuevo reto epidemiológico que ya se ha cobrado la vida de 17 personas en China.
La preocupación de las autoridades sanitarias americanas se hizo más que evidente cuando a principios de semana se informó en EE.UU. que un viajero que estuvo en la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote, presentaba síntomas de neumonía.
La persona regresó del país asiático a Seattle el pasado 15 de enero (dos días antes de que las autoridades estadounidenses ordenaran monitorizar a los viajeros provenientes de Wuhan en los aeropuertos de Los Ángeles, San Francisco y el John F. Kennedy de Nueva York), y al poco tiempo comenzó a presentar síntomas de neumonía, por lo que fue hospitalizada y se encuentra, por ahora, estable.
En Nueva York, el Departamento de Salud puso en marcha este miércoles un plan de contingencia ante el caso detectado en la Costa Oeste.
“En este momento, el riesgo real para los neoyorquinos es bajo, pero nuestro nivel de preparación es alto”, advirtió la jefa de Salud municipal, Oxiris Barbot.
México, Colombia y Brasil.- Ya en Latinoamérica, uno de los puntos de vigilancia es el estado mexicano de Tamaulipas, donde un profesional de la salud comenzó a evidenciar sintomatología luego de regresar de un viaje a China.
El médico, adscrito al Instituto Politécnico Nacional (IPN), reportó que el 10 de enero llegó de China a Reynosa (capital de Tamaulipas) tras hacer escala en Ciudad de México. Según confirmó a medios locales Gloria Molina, secretaria de Salud del estado mexicano, al médico ya se le ha hecho la prueba de detección, para descartar o afirmar la presencia del virus.
Una situación similar se vive en Colombia, donde se esperan los resultados de pruebas definitivas a un pasajero chino que arribó este miércoles a Bogotá proveniente de Turquía y las autoridades evalúan contactar a otros pasajeros que venían en el mismo vuelo para someterlas a revisiones médicas.
La “neumonía china” podría haber llegado también a Brasil, más exactamente a Belo Horizonte (estado de Minas Gerais), donde los encargados sanitarios están vigilando a una mujer de 35 años que estuvo hasta hace muy pocos días en Shanghái.
La paciente, aunque no presenta síntomas graves, fue remitida para evaluación al Hospital Eduardo Menezes de la ciudad brasileña, donde se encuentra en estado estable.
El resto de América Latina se encuentra en un estado de vigilancia ante la creciente movilidad del coronavirus. Panamá, gran “hub” de tráfico y comercio para América Latina y el mundo por el canal interoceánico y el aeropuerto de Tocumen, usado como punto de interconexión por las principales aerolíneas, activó los protocolos de vigilancia epidemiológica. China es el primer proveedor de la zona libre de Colón y muchos barcos con bandera y tripulación del país asiático pasan todos los años por el Canal de Panamá. En Nicaragua y Honduras se han reforzados las medidas.