Grandes líderes mundiales de hoy

En el mundo diverso y convulsionado de hoy, conviven el constante desarrollo tecnológico, la expansión del capitalismo, la globalización de la economía, los grandes desniveles sociales, el fundamentalismo religioso brutal, la creciente xenofobia, una crisis ecológica de proporciones aun desconocida y multipolaridad político militar de la humanidad.

Cinco figuras internacionales llaman la atención, no solo por lo que han hecho, sino por la visión de futuro que han manifestado hasta el presente y por la moderación que han podido mostrar en su lucha tenaz por vencer los grandes obstáculos que se oponen a sus propósitos.

Barack Obama, primer presidente de raza africana (en realidad mulato), en cuatro siglos de Estados Unidos como país de origen europeo y dos y un tercio como nación, quien no solo ha tomado iniciativas extraordinarias en temas clave como la seguridad social, la igualación racial, la inmigración, una diplomacia de la paz, no exclusivamente norteamericana, la estabilidad económica doméstica y la independencia de los combustibles fósiles del conflictivo Medio Oriente. Si las amenazas del islamismo terrorista se atenúan, la influencia de su política sobre los acontecimientos mundiales y en Latinoamérica será perdurable.

El Papa Francisco es el primer papa latinoamericano y también jesuita. Ha sabido iniciar reformas a la Iglesia Católica, que pese a salvedades comprensibles, dado su ministerio, ha tenido la virtud de establecer una marcada diferencia con sus antecesores, condenando lo que él denominó “capitalismo salvaje”, la convivencia pacífica activa, el combate a la corrupción económica y moral de la curia vaticana, la tolerancia hacia el divorcio y la homosexualidad, el acercamiento con otras confesiones religiosas y la libertad individual, entre otros temas fundamentales. Sin duda dejará un legado imborrable en la historia de la Iglesia Católica, aunque puedan producirse algunos retrocesos y estancamientos pasajeros.

Ángela Merkel, quien se proyectó desde un liderazgo secundario en el Partido Socialista Unificado del carcomido régimen pro soviético de la desaparecida Alemania Oriental, a ser líder indiscutible de la Unión Europea, pese a su militancia conservadora en la CDU. Ha logrado convertir a su país en el beneficiario principal de esa entidad multinacional a través de la potenciación de su industria pesada y automotriz, y ha asimilado masivamente a emigrantes y refugiados desde Oriente.

Evo Morales, primer presidente de la mayoría indígena en Bolivia, alcanzó el poder democráticamente en el 2005, luego de una carrera como sindicalista y defensor de la coca como estimulante tradicional no estupefaciente, ha tenido éxito como defensor de los beneficios de recursos naturales para su país, sin destruir a la empresa privada y desarrollando infraestructura material, educación y servicios de salud para la gran masa de la población por la vía institucional, con apoyo electoral, que ha mejorado sustancialmente las condiciones de vida en ese país.

Finalmente, en Myanmar (antigua Birmania), Aung San Suu Kyi, hija del héroe nacional de ese país asesinado, luego de 27 años de lucha pacífica contra dictaduras militares y más de 15 años de prisión, logró en el 2015 un triunfo arrollador en las elecciones y tiene las condiciones para iniciar una era de desarrollo democrático y económico que merece ese infortunado país asiático.