Grecia inicia pláticas de rescate cuando se descubre Plan B

El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, EFE
El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, EFE

ATENAS.  El gobierno de Grecia inició el lunes complejas negociaciones del rescate financiero con acreedores, pero se encontró con rechazo cuando se reveló que el ex ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, formó un comité secreto para planear una posible conversión de euros a dracmas “a las primeras de cambio”.

El ministro de Finanzas, Euclid Tsakalotos, dijo al anochecer que las reuniones en Atenas habían comenzado el lunes entre funcionarios griegos y equipos de negociadores en representación de acreedores, y que las conversaciones se intensificarían el martes.

Discusiones de mayor nivel están previstas hacia el final de la semana. Antes de que iniciaran las conversaciones en Atenas, se hizo pública una grabación de Varoufakis en donde discutía un plan paralelo. En la grabación telefónica de una sesión informativa con inversionistas el 16 de julio antes de su renuncia, Varoufakis sostuvo que él y un amigo de la infancia experto en computación accedieron sin autorización al sistema computacional del Ministerio como un primer paso para crear “un sistema bancario paralelo” en caso de que los bancos griegos fueran cerrados.

Los bancos griegos se cerraron el 29 de junio para evitar la salida descontrolada de fondos entre temores de que Grecia se dirigía a la salida del euro. En teoría, un sistema paralelo formado de la clonación de cuentas de impuestos habría permitido que el Ministerio de finanzas continuara con los pagos en la forma de pagarés.

Varoufakis dijo que tenía la autorización del primer ministro Alexis Tsipras de iniciar con los planes previo a la elección general de enero, cuando el partido radical de izquierda Syriza llegó al poder, e insistió en que sus acciones eran legales, para beneficio público y con el objetivo de mantener al país en la eurozona. Básicamente, el plan, que finalmente Tsipras bloqueó, habría creado un “sistema paralelo funcional” para darle al gobierno “un respiro”.

“Sería dominado por el euro, pero a las primeras de cambio se habría desarrollado a un nuevo dracma”, dijo Varoufakis. Varoufakis confirmó la autenticidad de la grabación, que fue revelada por organizadores de la reunión informativa, el Foro de Instituciones Oficiales Financieras y Monetarias, ubicado en Londres.

Después de aprobar una serie de reformas exigidas por los acreedores, el gobierno griego espera que las negociaciones concluyan para el 20 de agosto, cuando el país tiene que saldar una deuda de alrededor de 3.200 millones de euros (3.500 millones de dólares) al Banco Central Europeo.