Grupo allegado Al Qaida asume atentados Egipto

EL CAIRO, Egipto (AP).- Un grupo terrorista poco conocido, que alardeó de sus vínculos con la red al-Qaida, se atribuyó el sábado la responsabilidad por los ataques del sábado en Sharm el-Sheik, pero los expertos pusieron en duda sus vínculos con la organización creada por Osama bin Laden, y sugirieron que se trata de extremistas locales que operan de manera independiente.

Horas después de los ataques que mataron a por lo menos 90 personas, las Brigadas Abdullah Azzam de al-Qaida en Siria y en Egipto, dijeron en un portal en la internet que sus “guerreros sagrados atacaron el hotel Jardines de Ghazala y el Mercado Viejo en Sharm el-Sheik”.

El grupo se atribuyó previamente los atentados del 7 de octubre en Taba y Ras Shitan, centros turísticos de la península de Sinaí donde murieron 34 personas, así como un atentado y tiroteo en El Cairo, la capital.

Las Brigadas Abdullah Azzam llevan el nombre de un militante palestino que lideró a activistas islámicos en Afganistán y fue asesinado en 1989 por una bomba colocada al costado de una carretera. Azzam era “mentor espiritual” del jefe de al-Qaida, Osama bin Laden.

Como en el ataque en Taba, las brigadas fueron las primeras en atribuirse la responsabilidad por los atentados en Sharm el-Sheik.

Pero horas más tarde, otro grupo previamente desconocido, el Mujahedi Masr o “Guerreros Sagrados de Egipto”, cuestionó la atribución de las Brigadas Abdullah Azzam, indicando que cinco de sus militantes habían muerto al llevar a cabo siete explosiones.

Funcionarios egipcios y expertos en terrorismo cuestionaron los vínculos de las brigadas con al-Qaida, señalando que podrían pertenecer a la célula terrorista de Taba.

“Tal vez sean seguidores de al-Qaida por adoctrinamiento”, dijo Mohamed Salah, un experto en movimientos islámicos violentos, que vive en El Cairo. “Dudo que exista un vínculo a nivel de organización, aunque seguramente existe un vínculo ideológico que es aún más fuerte”.

Se cree que los miembros de la brigada son egipcios, no combatientes árabes como es el caso del jordano Abu Musab al-Zarqaui y miembros del grupo Al-Qaida en Irak, responsable por algunos de los ataques más letales en ese país.

“Ratificamos que este operativo fue en respuesta a crímenes cometidos por maléficas fuerzas internacionales, que están derramando la sangre de musulmanes en Irak, Afganistán y Chechenia”, indicó el comunicado de las brigadas.

En cuanto a la declaración del grupo Mujahedi Masr, indicó que atacantes suicidas que se desplazaban en automóviles hicieron estallar explosivos contra el hotel Ghazala y contra el Mercado Viejo, en tanto otras cinco bombas estallaron en otras partes matando entre 80 y 120 personas e hiriendo a entre 200 y 400.