Grupo de 80 huérfanos haitianos se reúne en Miami con sus padres adoptivos

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/0FE4AAC7-A64D-44C4-A018-D9612BE1357B.jpeg

Miami, (EFE).- Un grupo de ochenta huérfanos haitianos pendientes de su entrega en adopción llegó hoy al aeropuerto internacional de Miami (Florida), donde fueron dados por las autoridades a sus padres adoptivos estadounidenses.

Los huérfanos volaron en la medianoche de ayer de Puerto Príncipe a Miami y no fue hasta aproximadamente las 13.30 GMT de hoy que, tras cumplir con todos los requisitos de aduana, se reunieron en el aeropuerto con sus exhaustos y nerviosos padres.

Funcionarios de aduanas y personal del aeropuerto, así como agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU., cargaron en brazos a los más pequeños hasta el lugar donde se hallaban esperando sus familias adoptivas.

Los ochenta niños haitianos, que proceden del orfanato “God’s Littlest Angels” de Puerto Príncipe, la capital, volaron acompañados por la directora del centro, Dixie Bickel, que se mostró visiblemente emocionada.

“Gracias (a EE.UU. y los padres adoptivos) por sacar a los niños de allí”, dijo a los periodistas intentando controlar los sollozos.

Explicó que algunos de los menores “se encuentran enfermos por el polvo que han respirado” a causa del terremoto que asoló el pasado 12 de enero a Haití.

Bickel apuntó que el grupo de huérfanos había entrado gracias a las visas humanitarias concedidas por Estados Unidos, aunque todavía, precisó, quedaban dos visados por conceder.

El trámite de adopción de estos huérfanos estaba a punto de concluir, en algunos casos tras varios años de diligencias legales, cuando se produjo el devastador sismo, lo que había interrumpido el proceso.

De los ochenta huérfanos, 58 entraron en Estados Unidos por medio de un programa de Bethany Christian Services, la mayor organización de adopción estadounidense.

En el aeropuerto, Kevin Downes, que llevaba en brazos a su hijo adoptivo Benicio, de 21 meses, dijo sentirse agotado por la espera, pero feliz de tener al niño ya con ellos.

Downes, que reside en Fresno (California) con su mujer, aseguró que la adopción de Benicio y de todos estos huérfanos significaba el cumplimiento de un sueño para todas la familias allí presentes.

La directora del orfanato puso de relieve que la situación que estremece a Haití es “crítica, peor de lo que muestran las fotos” y la población necesita urgentemente agua, suministros y donaciones.

Asimismo, el pasado 19 de enero, las autoridades estadounidenses trasladaron desde Haití a Pittsburg (Pensilvania) a 53 niños del orfanato BRESMA de Puerto Príncipe, donde había unos 130 menores.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia indica en Internet que ya antes del sismo había unos 380.000 niños en orfanatos y albergues de Haití.

Por su parte, la Archidiócesis de Miami ha anunciado un programa para traer a EE.UU. a los niños que quedaron huérfanos mediante una operación similar a “Pedro Pan”, que permitió la salida de cuba de 14.048 menores en la década de los años sesenta. EFE