Grupos inmobiliarios deben USD 610.000 millones al fisco chino

SHANGHAI. AFP. Los principales grupos inmobiliarios chinos deben más de 3,8 billones de yuanes (460.000 millones de euros, USD 610.000 millones) en concepto de impuestos atrasados, según un reportaje de la televisión de Estado de China, que suscitaba gran polémica este lunes.

Estas empresas debían haber pagado más de 4,6 billones de yuanes de impuestos inmobiliarios entre 2005 y 2012, pero las autoridades solamente recaudaron 800.000 millones, informó el domingo CCTV en una emisión semanal dedicada a los derechos de los consumidores.

La cadena precisa que estas cifras fueron establecidas por el abogado Li Jinsong, de un gabinete de Pekín. Li ya había aludido en el pasado a estos gigantescos retrasos en el pago de impuestos, aunque nunca tuvo un soporte mediático tan importante.

CCTV no precisó la cifra total de empresas acusadas de no haber pagado todos sus impuestos, pero indicó que la lista incluía a 45 grupos inmobiliarios cotizados en bolsa en China o en el extranjero, entre ellos los gigantes del sector, desde Agile a SOHO China o Vanke.

En las redes sociales chinas, eran numerosos los internautas chinos en denunciar la “avidez” de los grupos inmobiliarios, en momentos en que los precios de los apartamentos han subido de forma imparable en los últimos años, en un contexto de “boom” de la construcción.   Pese a las medidas adoptadas por las autoridades chinas, los precios inmobiliarios siguieron aumentando. En octubre pasado, ese aumento fue del 10,7% en términos anuales.

“Los promotores inmobiliarios provocan una subida de los precios a niveles insoportables. Ya es hora de que repartan una parte de su botín”, afirmó un utilizador de Weibo, equivalente chino de Twitter.   Sin embargo algunas firmas incriminadas reaccionaron criticando los errores de metodología en los cálculos del abogado Li Jinsong.

El presidente del grupo Huayan Property, Ren Zhiqiang, atacó por su lado a CCTV, lamentando la “estupidez” e “ignorancia” de la cadena de televisión, y amenazándola con una denuncia ante la justicia.

El abogado Li, en el origen de las revelaciones, replicó en un microblog: “Tras haber leído sus mensajes, descubro su estupidez e ignorancia en lo referente al ámbito de la fiscalidad”, lanzó al presidente de Huayan property.

Ni Soho China ni China Vanke, dos de las empresas cuestionadas en el reportaje, habían comentado el lunes las informaciones de la televisión de Estado.   Los medios oficiales chinos han multiplicado en los últimos meses las campañas de ataques contra empresas, incluidas las multinacionales, en un contexto de numerosas investigaciones por parte de las autoridades sobre corrupción o acuerdos indebidos sobre precios.

CCTV había atacado este año al gigante estadounidense de la electrónica Apple, que fue criticado por su política de garantía y de servicio posventa, al surcoreano Samsung, cuestionado por la calidad de sus ‘smartphones’, o a la cadena de cafés Starbucks, acusada de practicar precios demasiado elevados.