Guerra arancelaria mundial

Cual verdaderos misiles los aranceles van y vienen empujando al mundo hacia el abismo de otra gran crisis económica. La sensatez de negociar para resolver diferendos surgidos de intereses que pueden ser legítimos es dejada de lado y los conflictos se enfocan desde posiciones de fuerza y con amenazas que, finalmente, se llevan a la práctica. Cuando el capitalismo como sistema comenzaba a estructurarse se sustentó en los intereses del capital comercial, cuya acumulación abrió las puertas ala industria. Inglaterra fue el país que abrió la Revolución Industrial y como expresión de sus intereses surgieron teorías que justificaban y defendían aquellos. Surgió lo que en Historia del Pensamiento Económico se conoce como la “Escuela Mercantilista” que en su primera fase promovía “vender más y comprar menos” y cuando la producción se desarrolló entonces planteaba que se importase –eran necesarios insumos para la industria– pero siempre que se exportase más, garantizando una balanza comercial favorable. El principal exponente de esas ideas fue el lamentablemente famoso, por su quehacer en la conquista de Irlanda, inglés William Petty. En algunas esferas de poder hegemónico parecen estarse retrotrayendo a tres siglos atrás.
No vamos a detenernos en el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, del cual bastante hemos hablado, y que comprende la aplicación de aranceles por cientos de miles de millones de dólares por ambas partes y que en muy buena medida es el centro de las graves amenazas que se ciernen sobre la economía global. La Organización Mundial de Comercio –OMC– ha fallado a favor de EEUU en el diferendo con Europa sobre los subsidios a fabricantes de aviones autorizando la aplicación de aranceles por 7 500 millones de dólares. La Comisión Europea, previendo que el fallo de la OMC desencadene una nueva ola de aranceles advirtió que aplicar represalias seria “miope” y “contraproductiva”. Es una larga batalla que lleva 15 años y que no ha terminado porque aún está pendiente la querella de Europa contra Washington por subsidios a Boeing, la Unión Europea – UE – tiene su lista de productos a los que aplicará aranceles por 20 mil millones en cuanto la OMC emita su fallo. A su vez, Francia ha aplicado impuestos a tecnológicas estadounidenses lo que Trump ha calificado como una “estupidez” y amenazado con “acciones recíprocas sustanciales”. En noviembre Trump debe decidir si aplica aranceles a la importación de autos europeos y componentes y ya la UE tiene otra lista elaborada para responder si se da el caso.
EEUU ha anunciado aranceles del 25% a una amplia relación de productos europeos y amenaza con otros aranceles a varios países como, además de China, México, Canadá, Corea del Sur o Turquía. Créanle porque Trump se ha definido asimismo como “un hombre de aranceles”.
Hace 30 años Washington fue uno de los promotores de la creación de la OMC como instrumento que garantizase una apertura comercial global con reglas claras que todos aceptasen; ahora EEUU tiene bloqueado el organismo impidiendo el nombramiento de nuevos jueces poniéndolo casi en la inoperancia acusándolo de permitir que otras naciones le “roben” a EEUU.