Guido no cree que la solución sea dejar el partido a Miguel

El dirigente perredeísta Guido Gómez Mazara aseguró ayer que la solución del actual conflicto del Partido Revolucionario Dominicano (PRD)  no se resuelve dejando la organización en manos de Miguel Vargas  y creando las condiciones para construir  “un partido peñagomista”, tal como propuso el diputado nacional Hugo Tolentino Dipp.

Respondiéndole a través de una carta, Gómez Mazara le recordó a Tolentino Dipp que otros partidos de América Latina han fracasado cuando han intentado armar proyectos fragmentando una  fuerza electoral enraizada en el corazón de los electores. Dijo que la crisis interna obedece a un factor que nadie quiere tocar: “lo que aparenta un pleito entre dos expresa un agotamiento del modelo partidario que, ante su incapacidad por renovarse, se desconectó de la sociedad y pretendió ocupar un espacio político, social y electoral que comenzaba a cambiar de titular desde el año 1996”.

Pero fue el éxito electoral de los años 1998 y 2000, dijo, que les hizo perder el rumbo y asociar  la organización a los proyectos personales. Tras asegurar que existen cuotas de responsabilidad y  nadie está libre de pecado,  lamentó que  el drama del partido resida en una profunda vocación por invertir mayor tiempo en las discrepancias que en los puntos coincidentes. Por otro lado, aspira a que haya un proceso de transformaciones internas que permita que  las estructuras de mando expresen auténticamente los liderazgos, que la escuela de formación  abra sus puertas y  que los recursos que reciben por vía de la JCE lleguen de forma institucional.